Murió el principe Felipe, el hombre al que la reina Isabel llamaba «mi roca»

Adiós a un hombre de altísimo linaje, hijo y nieto de reyes, nacido en Corfú en 1921 y que al final pasará a la historia solo -o no tan solo- por haber sido el firme apoyo de Isabel II durante 70 años de sólido matrimonio. Ha muerto a los 99 años el Príncipe Felipe, marino de corazón, leal y también libertario de lengua tronante, dandy del perfecto corte clásico de Savile Row, modernizador fallido de la monarquía (Isabel pronto le dejó claro quién mandaba en Buckingham) y jefe de la Familia Real de puertas adentro.

Los datos de Felipe de Edimburgo cuando en mayo de 2017 anunció que abandonaba la vida pública resultaban apabullantes: 70 años de servicio público.

«Es con profundo pesar -lamenta el anuncio- que Su Majestad la Reina anuncia la muerte de su amado esposo, Su Alteza Real el Príncipe Felipe, Duque de Edimburgo. Su Alteza Real falleció pacíficamente esta mañana en el Castillo de Windsor», informó el Palacio de Buckingham en un comunicado.

Sin funeral de Estado

El plan de acción relativo a las exequias del consorte de la Reina, con quien estuvo casado 73 años, está detalladamente planificado. Las banderas ya ondean a media asta y a partir del anuncio inicia un período de duelo nacional que durará hasta el funeral. Y aunque como esposo de la Soberana tiene derecho a un funeral de Estado, él mismo pidió tener uno privado de estilo militar en la Capilla de San Jorge (Castillo de Windsor) y ser enterrado en Frogmore Gardens, donde yacen los restos de la reina Victoria y el príncipe Alberto.

Nacido en la isla griega de Corfú como príncipe Felipe de Grecia y Dinamarca tras la unión de sus padres, el príncipe Andrés de Grecia y Dinamarca y de la Princesa Alicia de Battenberg, pasó revista por última vez a las tropas de la Real Marina británica -en la que sirvió durante la Segunda Guerra Mundial- en agosto del 2017, en el que fuera el acto que puso fin a sus compromisos oficiales.

Deja una respuesta