Los misiles rusos quiebran el monopolio de EEUU sobre armas guiadas de largo alcance

El ataque con misiles J-101 de los bombarderos estratégicos rusos Tu-95MS contra las posiciones de Daesh —grupo terrorista prohibido en Rusia— en Siria le ha quitado el monopolio sobre las armas guiadas a EEUU, asegura Dave Majumdar, columnista del medio estadounidense The National Interest.

El autor del artículo opina que los Tu-95MS estaban equipados con los sistemas de navegación SVP —subsistema especial de cálculo, por sus siglas en ruso— que permiten a la tripulación cambiar la trayectoria de los proyectiles en pleno vuelo.

“Estos sistemas se instalan en los bombarderos. Y ahora serán capaces de guiar a los misiles”, cita el autor al experto ruso Vasili Kashin, científico del Centro de estudios europeos e internacionales de la Escuela Superior de Economía de Rusia.

Sin embargo, Majumdar añade que todavía no se sabe cuántos aviones estarán equipados con los SVP. Según el periodista, el proceso de instalación del sistema será paulatino y se realizará junto con los trabajos programados de mantenimiento de las aeronaves.

“Es un logro muy importante para los rusos, que les ayudará a ser más flexibles en las operaciones, así como les dará la oportunidad de reaccionar a las condiciones cambiantes en el campo de batalla”, opina el analista militar Mark Gunzinger, citado por el columnista.

“Lo más importante es que las armas de alta precisión de largo alcance ya no son monopolio exclusivo estadounidense”, concluye Dave Majumdar.

“Un alto grado de fiabilidad”: Putin elogia el novedoso misil ruso J-101 usado en Siria

Varios bombarderos rusos Tu-95MS despegaron el 5 de julio del aeródromo ruso de Engels —en el Distrito Federal del Volga— y atacaron las posiciones de los terroristas en la frontera entre las provincias sirias de Hama y Homs.

Los ataques se efectuaron con los nuevos misiles aire-tierra J-101 a unos 1.000 kilómetros de distancia, y los bombarderos fueron acompañados por aviones de combate Su-30SM, que despegaron de la base aérea rusa de Hmeymim.

Los proyectiles estratégicos J-101, que incorporan modernas tecnologías antirradar, tienen un alcance de hasta 4.500 kilómetros.

Deja una respuesta