Londres amenaza a China con “consecuencias” por la crisis en Hong Kong

LONDRES.— La disputa diplomática entre Londres y Pekín continuó su escalada tras las declaraciones del canciller británico, Jeremy Hunt, quien reiteró que habrá “consecuencia” si el Gobierno chino incumple los acuerdos respecto a Hong Kong.

“La violencia no se gestiona con represión, sino comprendiendo las causas subyacentes de las inquietudes de los manifestantes”, declaró a la BBC.

El canciller rechazó concretar las medidas punitivas que el Reino Unido impondría si considera que China ha violado la Declaración Conjunta de 1984 sobre el fin de la soberanía británica en Hong Kong.

El documento, que firmaron Margaret Thatcher y Deng Xiaoping, comprometió a Pekín a aplicar el principio de “un país, dos sistemas” cuando recuperó la antigua colonia inglesa en julio de 1997.

“No honrar este muy importante acuerdo entre el Reino Unido y China tendrá, por supuesto, tendrá consecuencias para China y también para el Reino Unido”, advirtió Hunt.

El ministro está en campaña por el liderazgo conservador y la jefatura del Gobierno, aunque tiene mínimas perspectivas de victoria frente al gran favorito, el anterior canciller Boris Johnson, según los sondeos.

Mientras, el embajador chino en el Reino Unido, Liu Xiaoming, fue llamado a consultas en el ministerio de Exteriores tras denunciar la “inaceptable injerencia” de Londres en la política del país comunista.

El diplomático acusó a Hunt de apoyar al grupo de manifestantes que entraron con violencia en la sede del parlamento de Hong Kong.

“Consideramos que la situación es muy inquietante y simplemente demandamos que se respete el acuerdo de 1984 que tenemos con China”, dijo Hunt en una entrevista con la BBC.

El diplomático opinó que es “hipócrita” que los políticos británicos critiquen ahora la falta de democracia y de derechos civiles en Hong Kong cuando, bajo su mandato, tampoco había elecciones ni derecho de manifestación.

El canciller insinuó el día anterior que las autoridades chinas están utilizando las protestas en Hong Kong como “pretexto para la represión”.

Agencias

Deja una respuesta