Joe Biden ignora llamadas de Guaidó y considera negociar con Maduro

Ignorando las llamadas de Guaido para conseguir el respaldo de Washington y derrocar al Gobierno de Maduro, Biden planea abrir canales de diálogo con Venezuela.

Contrario a la política agresiva del aún inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump, y haciendo caso omiso a las demandas del golpista opositor venezolano Juan Guaidó, el presidente electo de EE.UU., Joe Biden abriría canales de diálogo con Venezuela.

Algunos medios estadounidenses afirman que Guaidó intenta desde finales de noviembre concertar una llamada con Biden, sin éxito hasta ahora. El líder golpista y sus aliados tienen la intención de organizar una asamblea en duelo, alegando que debe permanecer en el cargo, de presidente interino, como se autoproclamó en 2019, hasta que haya elecciones libres y justas.

El apoyo popular de Guaidó ha disminuido con los intentos fallidos de destituir a Maduro. Incluso, algunos aliados del dirigente opositor se muestran reacios a respaldar una presidencia interina de forma indefinida. 

Al mismo tiempo, el dos veces candidato presidencial Henrique Capriles criticó a Guaidó diciendo que el movimiento anti-Maduro carece de un líder efectivo, mientras que Henri Falcón, del partido Avanzada Progresista (AP), quien se postuló contra el actual presidente Nicolás Maduro en 2018, arremetió contra el boicot de la oposición a las elecciones parlamentarias del pasado 6 de diciembre.

Los asesores de Biden evaluarán las sanciones existentes contra el país bolivariano, declaradas por la Administración Trump, para poder determinar las medidas necesarias que deben ser aplicadas, y, asimismo, qué sanciones se podrían levantar en caso de que Maduro acepte las demandas de Washington.

Por su parte, el mandatario chavista reiteró a Biden el pasado 8 de diciembre su disposición para sentar las bases para el diálogo y el entendimiento entre ambas naciones.

Durante la presidencia de Donald Trump, las relaciones entre EE.UU. y Venezuela alcanzaron niveles de tensión ante el recrudecimiento de las ilegales medidas coercitivas unilaterales impuestas por Washington hacia la nación bolivariana, pero estas han fracasado.

La nación latinoamericana rompió relaciones con EE.UU. después de que la Casa Blanca manifestara su apoyo a la autoproclamación de Guaidó como presidente interino de Venezuela en enero de 2019.

Deja una respuesta