Incomoda a Pekín que EEUU responsabilice a China por lo que pasa en Norcorea

China respondió en términos inusualmente fuertes a las repetidas llamadas de EEUU para presionar a Corea del Norte e instó a frenar la llamada ‘teoría de la responsabilidad de China’, escribe Reuters.

El presidente estadounidense, Donald Trump, y su homólogo chino, Xi Jinping, se reunieron el 8 de julio en la cumbre del G20 con el fin de abordar el tema del problema norcoreano. Trump expresó cierta impaciencia por el hecho de que China, a pesar de sus estrechos vínculos económicos y diplomáticos con Pyongyang, no hace lo suficiente para controlar a Corea del Norte.

“EEUU firmó algunos de los peores acuerdos comerciales de la historia mundial. ¿Por qué deberíamos continuar con estos acuerdos con los países que no nos ayudan?”, tuiteó el líder estadounidense.

El motivo del intento de Trump de presionar a Pekín consiste en el recién lanzamiento de Corea del Norte de un misil balístico que, según varios expertos, tiene la capacidad de alcanzar Alaska y unas partes de la costa oeste de EEUU.

El portavoz del Ministerio de Exteriores de China, Geng Shuang, apuntó que la clave para una resolución de la situación no radica en Pekín.

“Recientemente, ciertas personas, al hablar de la península coreana, han estado exagerando y dando protagonismo a la llamada ‘teoría de la responsabilidad de China'”, dijo Geng en una rueda de prensa.

Además, agregó que se trata de una “falta de conocimiento completo y correcto del tema, o existen motivos ulteriores”, además de intentos de “delegar la responsabilidad”.

También reconoció que el gigante asiático “ha estado esforzándose incansablemente” para encontrar una resolución, pero todas las partes involucradas tienen que compartir la responsabilidad.

Aunque China está preocupada por las repetidas pruebas nucleares y de misiles de Pyongyang, también acusa a EEUU de agravar las tensiones al llevar a cabo ejercicios militares en la región. Además, Pekín ha expresado su descontento por el despliegue en Corea del Sur de un sistema antimisiles avanzado estadounidense, el cual, según Pekín, “amenaza su propia seguridad y no hará nada para aliviar las tensiones”.

“Aniquilar a Corea del Sur será tan fácil como zamparse un trozo de tarta”

Otra fuente de la preocupación de China consiste en las sanciones unilaterales que Washington impuso contra las empresas chinas que mantienen vínculos comerciales con Corea del Norte.

De esta manera, Geng se preguntó cómo China, bajo tales condiciones, sería capaz de “dar frutos” y “apagar las llamas” mientras otros solo “echaban leña al fuego”.

“La ‘teoría de la responsabilidad de China’ acerca de la cuestión nuclear en la península debe detenerse”, concluyó.

 

Deja una respuesta