El Pentágono adquirirá más de 10.000 misiles para un posible ataque a Rusia y China

El Departamento de Defensa de Estados Unidos planea adquirir más de 10.000 misiles guiados que en el futuro podrán usarse contra Rusia y China, señala un medio estadounidense.

El Pentágono propone incluir en el plan presupuestario para el año fiscal de 2020 el costo de 10.193 misiles guiados tierra-tierra para lanzacohetes múltiples, una cifra un 26% mayor que la de 2019. El monto necesario para la compra de tal armamento es de 1.400 millones de dólares, según un informe del organismo castrense.

De acuerdo con el documento, EEUU gastó en los últimos años más municiones de lo previsto, principalmente en la lucha contra el autodenominado Estado Islámico —organización terrorista proscrita en Rusia y otros países— en Irak y Siria.

Una nota publicada en el portal Task and Purpose sugiere que la intención del Pentágono al fortalecer sus sistemas de misiles en tierra es poder atacar a Rusia y a China “desde una distancia de miles de millas”.

“Las competiciones estratégicas a largo plazo con China y Rusia son las principales prioridades para el Departamento [de Defensa] y requieren un aumento y un mantenimiento de la inversión, debido a la magnitud de las amenazas que esos países representan para la seguridad y la prosperidad de EEUU actualmente y al potencial de que esas amenazas aumenten en el futuro”, destaca el informe.

De este modo, Estados Unidos estaría tratando de hacer frente a la ventaja que tienen China y Rusia en el ámbito misilístico, pues ambos países cuentan con un importante arsenal de misiles sofisticados y de velocidades hipersónicas, que son difíciles de interceptar por los sistemas de defensa antimisiles.

El Pentágono se encuentra en la preocupante tesitura de que su equipamiento militar no está a la altura de la destreza demostrada por Rusia en sus operaciones militares y maniobras a gran escala, ni del creciente poderío militar de China, sobre todo en el ámbito de los portaviones y misiles hipersónicos.

En este aspecto, en julio de 2018, el segundo secretario del Ejército de EE.UU., Mark Esper, aseguró que es necesario que el Pentágono entienda la suma importancia de crear “máquinas de guerra innovadoras” para contrarrestar los avances de sus rivales más inmediatos, Rusia y China.

Por su parte, el Kremlin ha informado repetidamente que Rusia no representa una amenaza para ninguna de las naciones del mundo, ya que el único objetivo de sus armamentos y equipos militares es la defensa de la soberanía del país.

Sputnik y agencias

Deja una respuesta