Estudiantes de Florida cargan contra Asociación Nacional del Rifle, apuntan a elecciones de noviembre

(Reuters) – En la semana transcurrida desde que 17 de sus compañeros y maestros fueron asesinados a balazos en Florida, David Hogg y otros alumnos han logrado lanzar un movimiento que reformuló al momento el debate sobre el control de armas, algo que podría influir en las próximas elecciones en Estados Unidos.

Mirando de frente y sin miedo a las cámaras de televisión, Hogg y otros estudiantes que sobrevivieron a la masacre en la escuela de Parkland el 14 de febrero están exigiendo a los legisladores restringir las ventas de armas y están enfocándose en los políticos que reciben fondos del grupo de presión de la Asociación Nacional del Rifle (ANR).

Han tomado las redes sociales para instar a sus pares a celebrar una huelga escolar nacional el 14 de marzo y converger en Washington diez días más tarde para celebrar la “Marcha por nuestras vidas”.

Al entrar en un debate que polariza desde hace tiempo a Estados Unidos entre quienes defienden la posesión de armas como un derecho constitucional y aquellos que exigen medidas para detener los tiroteos masivos, los estudiantes ahora se están concentrando en las elecciones de medio término de noviembre.

“Salgamos ahí fuera y asegurémonos de que todos saben cuánto dinero se llevó su político de la ANR”, dijo Hogg. Su intención es influir no solo a los que votarán por primera vez este año, sino a todos los votantes.

Los estudiantes parecen haber progresado más en unos pocos días que años de campaña contra las armas, que han tropezado con la oposición de los republicanos en el Congreso que defienden ferozmente sus derechos constitucionales.

El movimiento estudiantil está obligando a los donantes a recortar los fondos para la ANR y está presionando a los legisladores para que dejen de tomar dinero del grupo. El sábado, las aerolíneas Delta Air Lines y United Airlines se sumaron a las grandes corporaciones que están cortan sus relaciones comerciales con la ANR. [ID:nL2N1QE0F1]

Los mismos activistas adolescentes están recolectando millones de dólares de celebridades como Oprah Winfrey y George Clooney, disfrutan de la publicidad gratuita de las estrellas de Hollywood y de los conocimientos organizativos de grupos como la Marcha de las Mujeres.

Lo que parece diferente esta vez es su movilización casi instantánea y el poder de las redes sociales, donde sus apasionados discursos se han viralizado, según los expertos.

“Es la tormenta perfecta de jóvenes a los que no se les puede negar la autoridad para hablar, porque sus amigos acaban de ser asesinados, tienen el control de las redes sociales, la capacidad de hablar ante los medios de masas, tienen el apoyo de las celebridades e infraestructura organizativa”, dijo Sasha Costanza-Chock, profesora asociada de medios cívicos en el MIT.

Los demócratas han acudido al apoyo de los adolescentes, con la esperanza de que el movimiento pueda ayudarles en los comicios al impulsar una afluencia históricamente baja entre sus votantes jóvenes.

“Tenemos que unirnos a este movimiento”, dijo el estratega demócrata Rodell Mollineau. “Puede que la solución a la violencia de las armas en este país sea generacional en vez de partidista. Podría ser la generación que finalmente logra avances en este asunto”.

Por otra parte, los republicanos advirtieron que no está claro que los estudiantes vayan a lograr impulso más allá de Florida, donde presionaron al gobernador republicano Rick Scott para que proponga leyes más estrictas para las armas.

“Sería cauto a la hora de reconocer una tendencia nacional basada en una semana en la que las emociones han sido elevadas”, comentó el estratega republicano Rory Cooper.

La ANR no respondió a una petición para comentar la situación, pero en los últimos días sus funcionarios han cargado contra los defensores de los controles, argumentando que las élites demócratas están politizando la matanza de Parkland para erosionar sus derechos a portar armas.

Deja una respuesta