Estados Unidos anuncia el envío de barcos de guerra “cerca” de Venezuela

El presidente Donald Trump anunció el miércoles que buques de la Armada se dirigen hacia Venezuela mientras su gobierno intensifica las llamadas operaciones antinarcóticos en el Caribe después de que EE.UU. acusara a Nicolás Maduro de tráfico de drogas.

El anuncio se produjo al inicio de la conferencia de prensa diaria de la Casa Blanca sobre la pandemia del Coronavirus.

“El pueblo venezolano sigue sufriendo mucho por el control criminal de Maduro sobre el país, y los narcotraficantes se están beneficiando de esta ilegalidad”, dijo Mark Esper, el secretario de Defensa, después de la declaración presidencial.

El despliegue es una de las mayores operaciones militares estadounidenses en la región desde la invasión de Panamá en 1989 para sacar del poder al general Manuel Noriega y llevarlo a Estados Unidos para enfrentar cargos por drogas. Involucra medios como buques de guerra de la Marina, aviones de vigilancia AWACS y fuerzas especiales terrestres, que antes eran poco frecuentes en la región.

Se espera que 22 países asociados apoyen la misión.

“A medida que los gobiernos y las naciones se centran en el coronavirus, existe una creciente amenaza de que los cárteles, criminales, terroristas y otros malhechores traten de explotar la situación para su propio beneficio”, dijo Trump. “No debemos permitir que esto suceda”.

 “Estamos desplegando destructores navales, barcos de combate, helicópteros, aviones de la fuerza aérea para labores de vigilancia y patrullas de la Guardia Costera, duplicando nuestras capacidades en la región”, afirmó Trump, que compareció flanqueado por los militares de su Gobierno.

El objetivo de la operación serán los cárteles mexicanos y el círculo cercano al presidente venezolano, Nicolás Maduro, contra el que la Justicia de EE.UU. presentó cargos la semana pasada por narcotráfico y por el que ha ofrecido una recompensa de 15 millones de dólares por cualquier información que lleve a su captura.

EEUU acusa a Maduro de liderar una conspiración terrorista de drogas responsable del contrabando de hasta 250 toneladas métricas de cocaína al año a los Estados Unidos, de las cuales aproximadamente la mitad se contrabandea por mar.

“Si los Estados Unidos me acusaran de tráfico de drogas, con una recompensa de 15 millones de dólares por mi captura, tener a la Marina de los Estados Unidos realizando operaciones antidrogas frente a mis costas sería algo que me preocuparía”, dijo el senador Marco Rubio, un republicano de Florida que ha estado entre los que piden una postura más dura contra Maduro.

El Secretario de Comunicaciones de Maduro, Jorge Rodríguez, calificó el despliegue como “un intento desesperado para desviar la atención de la trágica crisis humanitaria” en los Estados Unidos causada por el coronavirus. Irónicamente, dijo, “por primera vez en décadas”, Estados Unidos está tratando de cortar el suministro de cocaína, que según dijo, proviene principalmente de Colombia, un leal aliado estadounidense.

Maduro ha desestimado oferta de la administración Trump de una recompensa de 15 millones de dólares por su arresto, calificándola como el trabajo de un “vaquero racista” para apoderarse de las vastas reservas de petróleo de Venezuela, las más grandes del mundo.

Otros han criticado el plan americano anunciado el martes por el Secretario de Estado, Mike Pompeo, para crear un consejo de cinco miembros sin Maduro ni Guaidó para gobernar el país hasta que se celebren elecciones dentro de un año. Aunque este es el primer intento de EE.UU. en meses para encontrar una solución negociada al punto muerto en el que se encuentra Venezuela, muchos dicen que tienen pocas esperanzas de éxito y es probable que obliguen a Maduro a abandonar el camino del diálogo.

La administración Trump ha insistido durante mucho tiempo en que todas las opciones para derrocar a Maduro, incluidos los militares, están sobre la mesa.

También puede ser un intento de enviar un mensaje de protección al rival americano de Maduro, Juan Guaidó.

El fiscal jefe de Venezuela ordenó a Guaidó que testificara el jueves como parte de la investigación de un supuesto intento de golpe de Estado. Es poco probable que Guaidó, jefe del Congreso venezolano, reconocido por Estados Unidos y casi 60 países más como presidente, comparezca, lo que aumenta la probabilidad de su arresto. Estados Unidos ha insistido durante mucho tiempo en no tolerar ningún daño contra Guaidó.

En enero, otro barco de la Marina, el USS Detroit, llevó a cabo una operación de libertad de navegación frente a la costa de Venezuela como señal de presión sobre Maduro.

“Esta presencia envía un gran mensaje de compromiso por parte de los Estados Unidos, envía un gran mensaje de tranquilidad a nuestros amigos, y luego a nuestros enemigos de que somos capaces de actuar”, dijo el Almirante Craig Faller, comandante del Comando Sur del Ejército de los Estados Unidos, en un testimonio ante el Congreso el mes pasado.

El despliegue previsto se informó dos días después de que un barco patrullero de la marina venezolana se hundiera tras chocar con un crucero de bandera portuguesa cerca de la isla venezolana de La Tortuga. Maduro acusó al barco de agresión y declaró que podría haber transportado “mercenarios” que buscaban su destitución.

“Se necesita mucha ingenuidad para considerar esto como un incidente aislado”, dijo Maduro el martes por la noche en la televisión pública.

Agencias

Deja una respuesta