Empresa propietaria de petrolero atacado desmiente la versión de EEUU que lo atribuye a Irán

Yutaka Katada, el presidente de la compañía japonesa que opera el petrolero Kokuka Courageous, que fue afectado por una explosión en el Golfo de Omán que dañó su casco, ha refutado la versión estadounidense de los hechos en comentarios a los medios japoneses, señalando que la tripulación del barco vio un objeto volador que iba hacia él antes de la explosión.

“No creo que hubiera una bomba de tiempo o un objeto situado al costado de la nave. Una mina no daña un barco sobre el nivel del mar. No estamos seguros exactamente de qué fue lo que golpeó el barco, pero fue algo que voló hacia él”, dijo Katada.

Los testimonios de la tripulación de Kokuka, citados por Katada, suponen un duro golpe para las afirmaciones de EEUU de que Irán fue responsable del incidente: acusaciones supuestamente respaldadas por un vídeo. Las imágenes, publicadas por el CENTCOM muestran supuestamente, según EEUU, cómo un barco del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica iraní se acercó a uno de los barcos y retiró una mina sin explotar en su casco.

Irán ha negado su participación en el ataque a los petroleros en el Golfo de Omán, y ha criticado a EEUU y sus aliados por intentar echarle la culpa. Lo que es más, los buques iraníes evacuaron a 44 tripulantes de los barcos y los han llevado al puerto de Jask hasta que se determine que los petroleros están a salvo.

Al Yazira: Israel y EAU, principales sospechosos

“La explosión del petrolero en el Mar Arábigo fue un trabajo de Israel para enviar un mensaje al primer ministro japonés”, dijo un profesor universitario y experto en crisis internacionales.

Ibrahim Fraihat, profesor de origen palestino de la Universidad de Georgetown y experto en crisis internacionales en el Instituto de Investigación de Doha, dijo que algunas partes intentaban hacer fracasar la visita del primer ministro japonés a Irán.

Entrevistado por el canal de televisión Al Yazira, el Dr. Ibrahim Fraihat describió la visita de Abe Shinzo a Irán como “histórica”, y agregó que era de particular importancia en varios aspectos.

“Es el régimen israelí el que atacó a los petroleros en el Mar de Omán. Israel advirtió, a través de este ataque, al primer ministro japonés que no debía mediar entre Irán y EEUU”, dijo Ibrahim Fraihat.

Agregó que, a diferencia de John Bolton, Donald Trump no quería una guerra con los iraníes. “Todo lo que quiere es que Irán se siente en la mesa de diálogo bajo las condiciones que ya ha anunciado”.

En este sentido, Hazam al Hazam, un profesor universitario y experto saudí que vive en Londres, dijo a Al Yazira que los Emiratos Árabes Unidos habían atacado a los petroleros para culpar a Teherán y provocar el estallido de una guerra entre Irán y EEUU.

Por su parte, el analista jordano Omar Ayassareh dijo en una entrevista exclusiva con Al Yazira que la explosión de los dos petroleros en el Mar Arábigo fue un evento “sospechoso” que no fue orquestado por Irán.

Irán rechaza acusaciones de EEUU

Irán ha rechazado las “infundadas” afirmaciones de EEUU de que es responsable de los recientes ataques contra dos petroleros en el Mar de Omán, advirtiendo que “Washington y sus aliados buscan emprender otra campaña iranófoba”.

Las declaraciones inflamatorias del representante de EEUU contra Irán en el Consejo de Seguridad de la ONU el 13 de junio de 2019 fueron otra campaña iranófoba. Irán rechaza categóricamente la afirmación infundada de EEUU con respecto a los incidentes de los petroleros del 13 de junio y la condena en los términos más enérgicos posibles”, dijo la misión iraní en la ONU en una declaración el jueves.

“Ni las fabricaciones ni las campañas de desinformación, ni el culpar descaradamente a otros pueden cambiar las realidades. EEUU y sus aliados regionales deben abandonar sus planes belicistas y poner fin a los complots malintencionados, así como a las operaciones de bandera falsa en la región”, agregó la declaración.

Agencias

Deja una respuesta