El karma de una de las espías que mató a Kim Jon-nam: se infectó con gas nervioso mientras asesinaba al norcoreano

Una de las dos mujeres que atacaron a Kim Jon-nam, hermanastro del mandatario norcoreano Jim Jong-un en el aeropuerto de Kuala Lumpur el 13 de febrero, mostró síntomas de malestar, como vómitos reiterados, por el contacto con el “agenteVx”, el gas nervoso usado en el atentado.

Lo declaró el jefe de la policía malaya, Khalid Abu Bakar, subrayando que el gas está prohibido a nivel internacional. No se sabe si se trata de la ciudadana vietnamita o de la indonesia arrestada.

Las dos mujeres, agregó Khalid, fueron supuestamente instruidas por los norcoreanos respecto de la toxicidad de las sustancias, al punto de recibir el consejo de lavarse de inmediato las manos tras el ataque, llevado a cabo sin precauciones particulares.

Mientras tanto, Corea del Sur fue acusada de estar envuelta en la conspiración y muerte de Kim Jonq-nam.

Según los medios locales Khalid, entrevistado en el aeropuerto de Kuala Lumpur antes de partir para una misión de 10 días, afirmó que las investigaciones están tratando de echar luz sobre varios aspectos del caso, incluyendo cómo fue llevado a Malasia el agente Vx.

El gas nervioso, desarrollado en Gran Bretaña y Estados Unidos en los años 50, fue clasificado como arma de destrucción masiva por las Naciones Unidas. En 1995 la secta religiosa japonesa Aum Shinrikyo usó el sarin, otro gas nervioso, para el ataque perpetrado en el metro de Tokio que en 1995 provocó 13 víctimas y causó incluso efectos diferidos en el tiempo a más de seis mil personas. El

El envenenamiento de Kim fue al parecer con gas nervioso: en base a vestigios que salieron a la luz en los análisis preliminares realizados por el Departamento de Química de Malasia en el rostro y los ojos, se trataría de “ethyl n-2-diisopropylaminoethyl methylphosphonothiolato”, conocido sencillamente como “agente Vx”, reportó una nota de la policía malaya.

Kim Jong-nam, primogénito del “querido líder” norcoreano Kim Jong-il, fue asesinado en la estación aérea de Kuala Lumpur , cuando se le acercaron dos mujeres que le arrojaron el líquido en el rostro mientras esperaba embarcar hacia Macao.

En la primera nota oficial sobre el caso, Corea del Norte acusó a Malasia de graves violaciones en las investigaciones, definidas como llenas de “sombras y contradicciones”.

 

 

Deja una respuesta