¿Por qué EEUU ha bombardeado a un volcán dentro de su territorio?

El 27 de diciembre de 1935, la Fuerza Aérea de EEUU desencadenó una guerra contra… un volcán. El portal National Interest reveló los detalles de este curioso ‘acontecimiento histórico’.

Cuando el volcán Mauna Loa —Montaña larga, en español, el más grande del mundo— entró en erupción el 21 de noviembre de 1935 en Hawái, las autoridades locales recurrieron a los militares, dado que la lava avanzaba a una velocidad de 1,6 kilómetros diarios y amenazaba con destruir por completo la ciudad de Hilo.

Por su parte, el fundador del Observatorio de Volcanes de Hawái, Thomas Jagger, propuso “atacar” el flujo de lava con explosivos. Inicialmente, estaba previsto que varias toneladas de dinamita fueran transportadas en mula hasta el volcán. No obstante, debido a la falta de tiempo, las autoridades de EEUU tomaron la decisión de enviar a la zona 10 bombarderos con 4 bombas de 136 kilogramos de explosivos. A pesar de que el volcán ‘no pudo’ defenderse, algunos de los proyectiles acabaron cayendo a cientos de metros de su objetivo.

Seis días después del bombardeo se detuvo la corriente de lava del Mauna Loa. No obstante, el geólogo Harold Steams, que había estado a bordo de uno de los bombarderos, cuestionó la eficacia real de la ‘operación antilava’.

“La fluidez de la lava es muy baja. Asimismo, el objetivo era demasiado pequeño”, indicó. A su vez, Jagger siguió insistiendo en que fueron las bombas las que lograron detener la lava.

“Estoy seguro de que esto ha ralentizado el movimiento de la parte delantera del flujo de lava”, subrayó. También detalló que “la velocidad del flujo alcanzaba 1,6 kilómetros por día una semana antes del bombardeo, mientras que 5 días después del ataque, solo era de 300 metros por día”.

Por extraño que pueda parecer, esta no ha sido la única vez que EEUU ha bombardeado el monte Mauna Loa. Entre los años 1975 y 1976, la Fuerza Aérea del país norteamericano llevó a cabo un experimento en el que atacó los flujos de lava con proyectiles de 907 kilogramos. Pese a que algunos científicos ponen en duda la eficacia de esta forma de ‘taponar’ volcanes, otros afirman que solo hay que afinar el tiro para asegurar y definir las mejores condiciones para el ‘ataque’.

Deja una respuesta