EE.UU. suspende la vacuna de Johnson & Johnson por casos similares de trombosis a los de AstraZeneca

Las autoridades médicas de EE.UU. han recomendado este martes la suspensión inmediata de la vacunación con la vacuna Janssen, de la farmacéutica Johnson & Johnson. La razón es la detección de un tipo de trombosis cerebral inusual entre personas que han recibido la vacuna, en una situación similar a la que se ha vivido en Europa con la de AstraZeneca.

Según los expertos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en sus siglas en inglés) y la Autoridad de Alimentos y Fármacos (FDA), se han detectado seis casos entre los más de siete millones de personas que han recibido la vacuna Janssen en EE.UU.

Se trata en todos los casos de mujeres de entre 18 y 48 años. Una de ella falleció y otra está hospitalizada en estado crítico. Los casos se han registrado entre las dos semanas tras ponerse la vacuna.

Janet Woodcock, directora interina de la FDA, advirtió que la prevalencia de casos es «extremadamente rara» y que la decisión para recomendar la suspensión se toma por una «abundancia de precaución».

Un comité de expertos revisará los casos registrados, el contexto de las personas que han sufrido la trombosis y la relación coste-beneficio de proseguir o suspender la vacunación con las dosis de Janssen. Se espera que la suspensión sea «cuestión de días» hasta que se tome una determinación.

Los casos registrados se deben a una combinación muy poco usual de una trombosis cerebral venosa y niveles bajos de plaquetas en la sangre.

Peter Mark, director de investigación y evaluación biológica de la FDA, aseguró que no hay una «causa definitiva» que explique esos casos, pero que la «causa probable» es una «respuesta inmune muy inusual» a la vacuna y que es «obvio» que parece muy similar a los casos registrados en la vacuna de AstraZeneca. Ambas utilizan una tecnología de adenovirus -en el caso de la de AstraZeneca, a partir de un chimpancé; en el de Janssen, de un ser humano- para crear la respuesta inmune frente al Covid-19.

«El patrón es muy similar con lo que hemos visto en Europa con la otra vacuna, así que creemos que tenemos que tomarnos un tiempo para asegurarnos de que entendemos este efecto», dijo Marks.

En las otras dos vacunas que han sido autorizadas en EE.UU.- Pfizer/BionTech y Moderna- no se han registrado casos con estas trombosis observadas con Janssen y AstraZeneca. La gran mayoría de los más de 120 millones de estadounidenses -para una población de 320 millones de personas- que han recibido la vacuna han sido inmunizados con las de Pfizer/BionTech y Moderna, de las que el Gobierno de EE.UU. ha contratado 300 millones de dosis de cada una (se requieren dos dosis).

Las autoridades médicas de los CDC y la FDA han emitido una recomendación sobre el uso de la vacuna de Janssen, que tiene ocho millones de dosis distribuidas a los estados. Pero la decisión sobre no vacuna es de los autoridades federales y estatales. La Casa Blanca ya ha determinado que seguirá la recomendación y detendrá el uso de esta vacuna en los centros de vacunación federales y multitud de estados han anunciado que harán lo mismo. Por norma general, quienes tenían citas para recibir la vacuna de Janssen recibirán la de Pfizer/BioNTech o la de Moderna.

No será, sin embargo, una prohibición sobre su uso. Los médicos y sus pacientes podrán determinar si quieren utilizarla «de forma individual», dijo Marks, y hacerlo si tienen acceso a dosis.

La pausa «no tendrá un efecto significativo»

Según Jeffrey Zients, el coordinador de la respuesta al Covid-19 de la Casa Blanca, la pausa con Janssen «no tendrá un efecto significativo» en los planes del presidente Joe Biden de tener suficientes vacunas para inmunizar a toda la población adulta del país en el mes de mayo. Está por ver, sin embargo, su efecto entre los estadounidenses reacios a ponerse la vacuna.

Su impacto será mayor en países donde, al contrario que en EE.UU., las dosis de vacunas escasean. En España, la llegada de la vacuna de Janssen prevista para mañana era un motivo para la esperanza en un proceso de vacunación muy lento y con dudas tras los casos de trombosis detectados con AstraZeneca y el vaivén regulatorio sobre su uso entre gobiernos de la Unión Europea y también entre entidades regionales. Johnson & Johnson, de momento, ha suspendido el envío de sus dosis a Europa.

Deja una respuesta