Diputados británicos votan sobre aplazamiento del Brexit y elecciones anticipadas

Tras infligir la víspera una dura derrota al primer ministro Boris Johnson, los diputados británicos deben votar este miércoles dos cuestiones cruciales: un nuevo aplazamiento del Brexit y la convocatoria de elecciones legislativas anticipadas.

Los parlamentarios volvieron al trabajo el martes tras sus vacaciones estivales y lo hicieron por todo lo alto: ya entrada la noche, los diputados de la oposición y 21 rebeldes conservadores arrebataron al gobierno el control de la agenda parlamentaria.

Estos diputados insubordinados fueron después expulsados del partido.

El objetivo de la maniobra es presentar y votar el miércoles una proposición de ley que obligaría al ejecutivo de Johnson a pedir un nuevo aplazamiento de tres meses, hasta el 31 de enero, de la fecha del Brexit si no logra un nuevo acuerdo con Bruselas antes del 19 de octubre.

Los británicos decidieron salir de la Unión Europea (UE) por 52% de votos en el referéndum de junio de 2016.

Sin embargo, el Brexit, inicialmente previsto para el pasado marzo, fue aplazado dos veces ante el rechazo del Parlamento al Tratado de Retirada negociado por la anterior primera ministra, Theresa May.

Johnson llegó al poder el 24 de julio en remplazo de May -obligada a dimitir por su propio partido- asegurando que sacará al país de la UE el 31 de octubre con o sin acuerdo.

Pero los círculos empresariales y muchos diputados de todo el espectro político temen las consecuencias de una salida brutal del bloque, que dejaría al país en penuria de alimentos frescos, medicamentos y otros productos importados, al tiempo que le haría perder decenas de miles de millones de dólares en exportaciones.

– “No más demoras inútiles” –

Determinados a pararle los pies a Johnson, los diputados de la apodada “alianza rebelde” votarán tres lecturas consecutivas de su proposición de ley en un mismo día ante la falta de tiempo, ya que el primer ministro anunció que suspenderá las labores parlamentarias entre la segunda semana de septiembre y el 14 de octubre. Y el texto deberá todavía ser aprobado por los Lores, la cámara alta del parlamento.

Este mismo miércoles, la máxima instancia judicial civil de Escocia declaró este miércoles legal la suspensión del parlamento británico decidida por el primer ministro conservador Boris Johnson. “Desde mi punto de vista, no hay infracción de la ley”, dijo el juez.

Pero el controvertido líder de la indisciplinada cabellera rubia no está dispuesto a permitir que le impongan un nuevo aplazamiento, al que se declaró firmemente opuesto.

“Le prometimos a la gente que llevaríamos a cabo el Brexit. Prometimos respetar el resultado del referéndum y debemos hacerlo ahora”, lanzó Johnson el martes.

“El país quiere que se haga y que se respete el referéndum. Estamos negociando un acuerdo y aunque estoy seguro de que lo conseguiremos, nos iremos el 31 de octubre de todos modos. No habrá más demoras inútiles”, aseguró.

Y tras perder el control de la agenda parlamentaria, presentó el martes por la noche una moción pidiendo la convocatoria de elecciones legislativas a mediados de octubre.

Los próximos comicios generales no están previstos hasta 2022 y el gobierno necesita la aprobación de dos tercios de la cámara baja para decidir un adelanto electoral. Pero Johnson perdió el martes su estrechísima mayoría, de un único escaño, cuando un diputado conservador se pasó a la bancada del centrista Partido Liberal-Demócrata.

– Desconfianza ante nuevas elecciones –

El Partido Laborista, principal fuerza de oposición, dijo en el pasado desear elecciones generales. Pero muchos diputados desconfían ahora de una posible treta: Johnson podría posteriormente desplazar los comicios a después del 31 de octubre y llevar a cabo, mientras tanto, un Brexit sin acuerdo. Su portavoz aseguró sin embargo que “eso simplemente no va a ocurrir”.

El ejecutivo deberá esperar que la proposición de ley sobre el aplazamiento sea votada en su tercera lectura para hacer votar su propuesta electoral, lo que pronostica otra sesión hasta bien entrada la noche.

Como en días anteriores, el grupo proeuropeo People’s Vote (el voto del pueblo), que milita por un segundo referéndum, convocó una concentración en Westminster.

“Se espera que miles de manifestantes se reúnan en un mitin multipartidista ante el Parlamento para llamar a la gente a defender nuestra democracia e impedir que Boris Johnson imponga su desastroso Brexit al país”, afirmaron los organizadores.

Por su parte la Comisión Europea estimó este miércoles que aumentó el “riesgo” de una retirada sin acuerdo. “El poco tiempo que queda y la situación política en Reino Unido aumentó el riesgo de que Reino Unido se retire en esa fecha sin acuerdo”, señala el ejecutivo comunitario en un documento sobre la finalización de los preparativos para enfrentar un Brexit sin acuerdo el 31 de octubre.

AFP

Deja una respuesta