Creen que el misil norcoreano lanzado representa “una señal de rebeldía” hacia China

 Corea del Norte hizo un gesto de rebeldía hacia China y toda la comunidad internacional al lanzar otro misil balístico, dijo el politólogo Gueorgui Toloraya, director del Centro de Estrategia de Rusia en Asia del Instituto de Economía anexo a la Academia de Ciencias de Rusia.

“Es un gesto de insumisión hacia China y la comunidad internacional, una fuerte proclamación que Corea del Norte ha hecho durante la cumbre (de Franja y Ruta) que se está celebrando en Pekín”, señaló Toloraya.

Con este lanzamiento, a su juicio, Pyongyang muestra que “no piensa plegarse a las sanciones internacionales y seguirá su camino”.

“El hecho no tiene nada de bueno, agravará la situación y derivará en nuevas sanciones, probablemente”, añadió el experto.

Toloraya reparó también en que “a juzgar por todo, se trata de un nuevo tipo de misil, con un alcance de hasta 4.500 km, lo que significa que podría en principio llegar al territorio estadounidense, a saber, la isla de Guam”.

“Todo apunta a que es un misil de características novedosas y, por el momento, no sabemos cuáles”, dijo.

Corea del Norte llevó a cabo un nuevo lanzamiento de misil en la madrugada de este domingo (la noche del sábado GMT) desde la provincia Pyongan del Norte, en el oeste de la península.

Según los militares japoneses, el proyectil voló durante unos 30 minutos recorriendo unos 800 kilómetros antes de caer en el mar del Japón a unos 400 kilómetros al este de la península de Corea.

La ministra de Defensa de Japón, Tomomi Inada, anunció que el proyectil alcanzó una altura superior a 2.000 kilómetros.

El último lanzamiento norcoreano fue uno de los temas que el presidente de Rusia, Vladímir Putin, trató en Pekín con su homólogo chino, Xi Jinping.

Según el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, los dos líderes expresaron preocupación por la escalada de tensión en torno a la península de Corea.

Pyongyang realizó en la segunda quincena de abril dos nuevos ensayos de misiles balísticos en violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU; ambas pruebas resultaron fallidas.

En 2016, el régimen norcoreano llevó a cabo su cuarto y quinto ensayos nucleares y más de veinte pruebas de misiles balísticos desafiando las prohibiciones de las Naciones Unidas.

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó desde 2006 seis resoluciones que conminan a Corea del Norte a abandonar el desarrollo de sus programas nuclear y de misiles; las dos últimas, aprobadas en 2016, endurecen en grado considerable las restricciones internacionales contra Pyongyang en materia comercial y bancarias.

(Sputnik)

Deja una respuesta