Corea del Norte califica de acto de guerra la nueva resolución de la ONU

TOKIO— Pyongyang rechaza la nueva resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que endurece sanciones contra Corea del Norteg, y la considera como acto de guerra, declaró la Cancillería norcoreana.

“Rechazamos de plano la reciente resolución de la ONU de sanciones (…) y la consideramos como injerencia violenta en la soberanía de nuestra república y un acto de guerra que destruye la paz y la estabilidad en la península de Corea y en la región”, dice el comunicado del Ministerio de Exteriores norcoreano, citado por la Agencia Telegráfica Central de Corea.

La nota subraya que Pyongyang seguirá desarrollando sus capacidades nucleares para “erradicar la amenaza nuclear proveniente de Estados Unidos” y establecer un “equilibrio de fuerzas con EEUU”.

“Es terrible pensar a qué puede llevar esto”: la posibilidad de un ataque de EEUU a Pyongyang”.
“Aquellos países que levantaron la mano a favor de esta resolución de sanciones serán completamente responsables de todas las consecuencias causadas”, advirtió el Ministerio de Exteriores de Corea del Norte.

El Consejo de Seguridad de la ONU adoptó el 22 de diciembre de forma unánime una resolución para imponer nuevas sanciones internacionales contra Pyongyang.

El documento, propuesto por Estados Unidos, amplía el embargo comercial a Corea del Norte y reduce aún más sus oportunidades de financiación desde el extranjero.

La resolución prevé también la congelación de activos y la prohibición de viajes para 19 personas y todo el Ministerio de las Fuerzas Armadas Populares.

The Telegraph revela el plan de EEUU para “darle un puñetazo en la nariz” a Pyongyang. Además, exige que todos los países miembros de la ONU repatrien a los migrantes laborales norcoreanos.
La adopción de la resolución significa que entra en vigor la prohibición de aumentar el suministro de petróleo crudo a Corea del Norte hasta más de cuatro millones de barriles anuales.

A partir del 1 de enero de 2018 se restringe también el suministro del casi 90% de los derivados de petróleo: Pyongyang podrá recibir solo hasta 500.000 barriles de gasolina, diésel, queroseno y todos los demás derivados, mientras que los Estados tendrán que informar al Consejo de Seguridad de esas exportaciones a Corea del Norte.

El borrador prohíbe asimismo las exportaciones norcoreanas de alimentos, máquinas y equipos eléctricos, buques de transporte y algunas materias primas, entre ellas magnesita y madera, así como el suministro de equipamiento industrial, buques de transporte y metales al país asiático.

Sin embargo, el documento señala que las restricciones no afectan el suministro de carbón ruso a terceros países mediante el proyecto conjunto que prevé la construcción de un ferrocarril entre el puerto norcoreano de Rajin y la localidad fronteriza rusa de Jasán.

Corea del Norte disparó el 29 de noviembre un nuevo misil balístico intercontinental, Hwasong-15, supuestamente capaz de llevar una ojiva nuclear de gran tamaño a cualquier punto en territorio de EEUU.

Fue el primer misil lanzado por Corea del Norte desde el 15 de septiembre, aunque en los meses anteriores había realizado una quincena de pruebas de proyectiles balísticos, incluyendo los misiles balísticos intercontinentales capaces de alcanzar el territorio de EEUU, y el ensayo de una bomba de hidrógeno.

Deja una respuesta