Ataca recluta afgano a militares franceses: 4 muertos y 15 heridos

En respuesta al ataque, el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, anunció que todas las operaciones del ejército francés de formación y de ayuda al combate quedan suspendidas por tiempo indefinido. Advirtió que si las condiciones de seguridad no están claramente establecidas, su gobierno adelantará el retiro de 3 mil 600 soldados que conforman su contingente en el país centroasiático, previsto para 2014.

La muerte de los franceses ocurrió en un cuartel compartido con el ejército afgano que se localiza en el valle de Taghab, en la provincia oriental de Kabisa, donde se encuentran las montañas Gwan.

Sorpresivamente, casi a las 8 de la mañana un recluta afgano disparó con un rifle automático contra los militares franceses encargados del entrenamiento; cuatro murieron casi en el instante, ocho quedaron heridos de gravedad y siete están fuera de peligro.

El recluta afgano resultó ileso en un tiroteo suscitado tras abrir fuego contra los franceses, pero finalmente fue capturado.

Los talibanes difundieron un comunicado en el que dijeron no poder confirmar si el recluta de Taghab es militante de la organización político-militar depuesta con la invasión de Estados Unidos y sus aliados en noviembre de 2001, pero afirmaron que hay un número de soldados afganos que tienen una dignidad afgana e islámica en sus corazones y que han conducido una serie de ataques contra las tropas extranjeras.

El hecho en Taghab ayudó a elevar repentinamente la cifra de occidentales muertos en Afganistán, un día después de que seis marines estadunidenses murieron al desplomarse un helicóptero en la provincia de Helmand, donde la resistencia talibán mantiene movilizaciones guerrilleras, pese a que la OTAN dispone de 130 mil soldados, 60 por ciento estadunidenses.

Un total de 82 franceses ha fallecido en hechos de guerra ocurridos en 10 años de ocupación al mando de la OTAN, que suma más de 2 mil 500 decesos.

El secretario general de la OTAN, el danés Anders Fogh Rasmussen, minimizó el ataque en Taghab al calificarlo de hecho aislado, en un día muy triste.

Sin embargo, las fuerzas armadas de Estados Unidos no lo consideran un hecho aislado, sino derivado de una crisis de confianza y de incompatibilidad cultural.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, durante la reunión que sostuvo con diplomáticos de su país, ayer en el palacio del EliseoFoto Ap
Los altercados mortíferos están lejos de ser poco comunes y aislados; reflejan una creciente amenaza sistemática, señaló un mando militar estadunidense en un reporte de 70 páginas, divulgado en la edición de este viernes del diario The New York Times.

El cargo y el nombre del jefe castrense fueron omitidos en el periódico. En el informe se hizo un recuento de hechos de guerra ocurridos entre mayo de 2007 y el mismo mes de 2011, perpetrados por afganos que se han enrolado en el ejército de su país –bajo capacitación de la OTAN– y luego se han rebelado y cometido homicidios o ataques sorpresivos.

Estas muertes representan 6 por ciento de las pérdidas totales de la coalición ocupante, durante el periodo estudiado. Los ataques de los reclutas es uno más de los métodos empleados por el talibán para mermar las tropas extranjeras, que han reconocido cientos de bajas a causa de trampas explosivas, principalmente ocultas en los caminos rurales.

Fuera del reporte quedaron acciones similiares y recientes contra la OTAN. Por ejemplo: un coronel afgano mató el 27 de abril de 2011 a ocho oficiales y suboficiales estadunidenses en el aeropuerto de Kabul y, apenas el 29 de diciembre pasado, dos legionarios franceses fueron abatidos en la provincia de Kabisa.

El informe citado por el Times revela que los soldados afganos y estadunidenses se tienen una fuerte desconfianza mutua, derivada de una supuesta deshonestidad de los locales y de una actitud denasiado arrogante de los extranjeros. El reporte fue elaborado con base en entrevistas a 643 soldados, policías e interpretes afganos, así como a 215 uniformados de Washington.

Ante las declaraciones de Sarkozy, la secretaria de Estado estadunidense, Hillary Clinton, expresó sus dudas sobre el repliegue anticipado de los franceses, previsto inicialmente para 2014, junto al resto de la OTAN.

Estamos en estrecho contacto con nuestros colegas franceses y no tenemos ninguna razón para pensar que Francia no va a seguir siendo parte del cuidadosamente evaluado proceso de transición, dijo Clinton en Washington.

En París, Sarkozy, quien se reunió con los diplomáticos de su país acreditados en el mundo, se refirió al caso de Irán.

El mandatario consideró que la intervención militar no resolverá el problema, sino que desencadenará la guerra y el caos en Medio Oriente, pero destacó que el tiempo se está agotando y se pronunció por elevar las sanciones y aislar aún más a la república islámica, que se niega a comprar combustible atómico a las potencias e impulsa en su lugar un programa de desarrollo nucleoeléctrico.

 

Deja una respuesta