Alto general chino urge a desarrollar capacidades de combate ante EEUU

Un prominente general chino enfatiza que Pekín debe engrosar el presupuesto militar para acorazar sus capacidades defensivas ante una posible guerra con EE.UU.

Debido a la trampa de Tucídides y los problemas fronterizos, el Ejército debe acelerar el desarrollo de sus capacidades”, ha subrayado el vicepresidente de la Comisión Militar Central (CMC) de la República Popular China, el general Xu Qiliang, según ha informado este lunes el diario británico Daily Mail.

El término trampa de Tucídides, inventado por un reconocido politólogo estadounidense, se utiliza para explicar cómo un poder ascendente, en este caso China, puede infundir miedo en un poder existente, es decir, Estados Unidos, llevando a una hostilidad y a una desconfianza que pueden derivar en una guerra.

Haciendo hincapié en la importancia de aumentar el presupuesto militar del país ante una posible confrontación con Estados Unidos, el alto mando castrense ha asegurado que China pronto reemplazará a Estados Unidos en términos de poder económico a escala mundial.

“Necesitamos hacer mejoras en los métodos y capacidades de combate y construir la infraestructura adecuada para la modernización militar”, dijo Xu en una reunión mantenida el viernes en el Congreso Nacional del Pueblo de China.

Ambos países atraviesan momentos de gran tensión por el comercio, la competencia tecnológica, la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, los asuntos relacionados con Taiwán y Hong Kong, además de los reclamos territoriales de Pekín en el mar de China Meridional, entre otros.

Los conflictos entre Washington y Pekín se agravaron durante el mandato del expresidente estadounidense Donald Trump, quien bajo cualquier excusa tomó durante años varias sanciones contra el país asiático. 

Sin embargo, el nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, siguiendo la misma senda de Trump hacia Pekín ha considerado necesaria una coalición para encarar al gigante asiático en diferentes sectores.

Las autoridades chinas, por su parte, han advertido a la nueva Administración norteamericana de no iniciar una “nueva guerra fría”, alertándole que una confrontación entre estos dos países será “destructiva”, pero, al mismo tiempo siguen mejorando sus capacidades defensivas ante toda contingencia en cualquier momento.

Deja una respuesta