Por qué Miley Cyrus asegura que la dieta vegana afectó su cerebro (video)

Adriana Terán

Miley Cyrus no tiene pelos en la lengua. Ni para decir lo que le molesta, ni para admitir sus errores. Parece una mujer que se expresa sin tapujos en cualquier circunstancia, como por ejemplo admitir que el cerebro no le funciona bien como consecuencia de sus hábitos alimenticios. ¿Exageraba o es posible que esto suceda?

En una reciente entrevista en el podcast de Joe Rogan, The Joe Rogan Experience, Cyrus confesó haber dejado la dieta vegana. “He sido vegana durante mucho tiempo, desde 2013 a 2020, pero he tenido que introducir pescado y Omega3 en mi vida porque mi cerebro no funcionaba correctamente”, explicó.

Miley explicó que esta medida la tomó hace un año por lo menos, ya que su exesposo, Liam Hemsworth fue quien le preparó su primer plato de pescado ante el cual lloró de disgusto. Se sentía muy mal por comer pescado en aquel entonces, pero ahora se considera pescetariana. “Me siento mucho más despierta que antes, creo que incluso llegué a estar desnutrida”.

La actriz y cantante está clara en que el panorama de críticas que se avecina por parte de los veganos es oscuro, pero se defiende asegurando que sigue amando los animales, que protege a más de 20 en su finca en Nashville, y que hace todo lo que sea necesario por ellos, pero esto no incluye su salud.

Quién es quién

La bióloga y asesora nutricional Sarah El Ashuh, desde Miami, Florida, explica que “los veganos basan su filosofía en el amor por los animales y los defienden a capa y espada, por lo cual no comen nada que ‘tenga ojos’. El vegetariano, por su parte, ingiere muchos vegetales, verduras y frutas y se dividen en distintos grupos dependiendo si ingieren huevos, queso, y/o pescado”.

“Muchos aseguran que no ingieren carnes de ningún tipo por cuestiones de salud o por defender a los animales y están los que incluyen queso porque piensan que necesitan esta fuente de proteínas. Luego vienen los flexivegetarianos -como yo- que ingerimos muchos vegetales, frutas, semillas, frutos secos, verduras y aceites de primera presión fría extraídos de semillas, como el de coco, aguacate y oliva. Además, comemos huevo y pescado, pero no queso”.

La especialista explica que todas son tendencias de alimentación, muchas veces guiadas por deseos profundos de tener un mejor planeta, pero aunque no están lejos de la realidad, como especialista recomienda, en primer lugar, alimentarnos por cuidar nuestra salud y desde allí respetar al planeta y a sus habitantes.

“Los veganos respetan a los animales, pero comen alimentos con químicos, azúcares, grasas dañinas, alimentos procesados y suprimen nutrientes que son importantes. Como bióloga y terapeuta nutricional, debo decir que no tiene sentido defender la vida de los animales en detrimento de la nuestra. Lo recomendable es evitar la comida chatarra y el exceso de carbohidratos y las grasas trans”.

En este sentido El Ashuh intuye que lo que le ocurrió a Miley, y le ocurre a muchos veganos, es que no ingieren grasas saludables y esto afecta de manera importante al organismo. “Los veganos suelen ingerir muchos carbohidratos que incluyen grasas que no son beneficiosas para el organismo como el aceite de maíz o de canola, en lugar de ingerir grasas saludables, como el aceite de oliva o de coco, que realmente sustentan el cerebro”.

La investigadora, que además desarrolla un proyecto dedicado a la nutrición sin carbohidratos, menciona un problema adicional. “Cuando se sigue una dieta sin proteínas animales saludables, estas suelen sustituirse por las proteínas provenientes de los granos, pero esto tampoco es un acierto absoluto. Los granos o leguminosas, en general, tienen muchas lectinas y estas son muy inflamatorias para el intestino. Entonces, se está dejando de comer huevo -que pueden ser orgánicos, de gallinas libres y que no necesariamente formarán pollitos- para ingerir proteínas de leguminosas que pueden perjudicar al intestino haciéndolo permeable, y esto, a la larga, afecta el sistema inmunológico”.

En conclusión, para la bióloga la clave de la alimentación saludable está en el equilibrio, independientemente de la tendencia: contemplar en la dieta diaria grasas saludables, proteínas de fuentes variadas, nutrientes de vegetales, verduras y frutas y, sobre todo, tener como prioridad cuidar nuestra salud. (Yahoo Noticias)

Deja una respuesta