El misterio de la ‘Mona Lisa egipcia’, la obra maestra pintada hace 4 mil 600 años

Descansando en las paredes de un antiguo sitio arqueológico, la ‘Mona Lisa egipcia’ se rodea de misteriosos pájaros extintos.

Haciendo gala de su poder aristocrático, la emperatriz Itet mandó pintar unos murales espectaculares durante el mandato de su esposo. Encargó al artista más cotizado de la época que plasmara en sus aposentos a las aves más representativas del Imperio, rodeando su figura. 4 mil 600 después de su muerte, el Gobierno de Egipto ha catalogado la obra como la ‘Mona Lisa egipcia‘.

Un retrato por encargo

Anthonoy Romilio es investigador en el Laboratorio de Dinosaurios de la Universidad de Queensland en Brisbane, Australia. Al enterarse de la existencia de los murales egipcios, notó que las aves representadas ya no surcan los cielos del mundo en la actualidad: se trata de una especie extinta.

Oficialmente catalogada bajo el título de Meidum Geese, el mural fue descubierto en el siglo XIX en la capilla de Itet Meidum. Fue esposa del visir Nefermaat, quien gobernó Egipto desde el 2610 al 2590 a.C.

En el mural, se muestran tres tipos de gansos. Algunos con manchas en el cuerpo, otros con el cuello en un matiz rojizo. Sin embargo, de ninguno de ellos se tiene registro en la actualidad, lo que ha generado debate entre la comunidad paleontológica internacional. 

¿Una licencia artística?

La mujer está representada con patrones únicos en diversas partes del cuerpo. Sin embargo, el pájaro representado frente a sí no se parece en nada a los gansos que tenemos hoy en día, según las observaciones de Romilio:

“Al parecer, nadie se dio cuenta de que representaba una especie desconocida. La licencia artística podría explicar las diferencias con los gansos modernos, pero las obras de arte de este sitio tienen representaciones extremadamente realistas de otras aves y mamíferos”.

Las excavaciones arqueológicas que se han realizado en el sitio no dan evidencia de restos de ningún tipo de ave, por lo que su hipótesis se respalda con este hecho. Sin embargo, desde un punto de vista zoológico, podría ser que la obra de arte sea el único documento existente que de fe de la existencia de estas especies inéditas de patos, que alguna vez volaron en el Antiguo Egipto.

Deja una respuesta