Reformas, quiebra de empresas y cortes de energía: ¿Qué sucede en China?

Las noticias que llegan desde el gigante asiático muestran escenarios dispares donde la economía y la actividad industrial se contraen a la vez que el crecimiento aún sigue siendo alto. Sputnik consultó al analista internacional Javier Vadell.

Tras salvar con buenos resultados la crisis económica provocada por la pandemia de COVID-19 —siendo una de las dos economías del mundo que creció, a una tasa de 2,3%— los problemas parecen haber llegado a China todos juntos durante este año.

A fines de septiembre el Bank of America rebajó sus previsiones de crecimiento, en el mismo mes en que la promotora inmobiliaria Evergrande reveló su cercanía al default. Con solo unos días de diferencia, Pekín reconoció que 16 provincias pasaban por cortes de energía intermitentes, lo que provocó una caída de 40% de la producción industrial en las últimas semanas.

Sin embargo, a pesar de los que en un primer vistazo se revelan como problemas graves, el producto bruto nacional apenas caerá 1% respecto a los pronósticos y rondará el 8%, un número inalcanzable para la mayoría de los países del mundo.

Según explicó a Sputnik el analista internacional Javier Vadell, coordinador del Programa de Relaciones Internacionales de la Pontificia Universidad Católica de Minas Gerais (Brasil), la situación posiblemente se solucione en el corto plazo.

En cuanto a Evergrande, la salida sería alguna forma de nacionalización, mientras que los cortes de energía tienen que ver con la matriz energética basada en carbón, cuya utilización se limitó por metas ambientales y se flexibilizará de cara al invierno en el país.

A pesar de ello, las turbulencias no están cerca de finalizar puesto que el Gobierno de Xi Jinping anunció una serie de reformas para disminuir la desigualdad que podrían generar rispideces con los grandes capitales.

“Son políticas de planificación orientadas a mantener el control financiero y monetario [de las empresas], a desmonopolizar las bigtechs y desmercantilizar casi totalmente la educación (…) para alcanzar la prosperidad común. Para ello sacaron un libro blanco recientemente, que es público y básicamente tiene como objetivo disminuir la desigualdad, que creció absurdamente de 2000 a 2012″, explicó Vadell.

Sputnik

Deja una respuesta

uno + uno =