Oxfam insta a RD a poner más impuestos para los ricos

La recaudación por concepto de rentas es 29% menos en RD que en Latinoamérica y el Caribe

República Dominicana no hace lo suficiente para que los ricos paguen más impuestos. Las recaudaciones por concepto de rentas, utilidades y patrimonio en el país están dos puntos del PIB por debajo de la media latinoamericana y a más de ocho puntos del PIB por debajo de la media en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)”, según un estudio de Oxfam.

En ese sentido, la recaudación a través del Impuesto al Patrimonio Inmobiliario (IPI) es siete veces inferior al promedio regional a América Latina y el Caribe y 18 veces inferior a la media de los países de la OCDE, según el informe “Autopsia Fiscal: evaluación de los gastos e ingresos del Gobierno dominicano para garantizar derechos”.

En otras palabras, las recaudaciones de este impuesto como porcentaje del PIB es 0.06%, es decir, es muy baja cuando se la compara con el promedio de la región 0.41% y con países OCDE (1.10%).

Este porcentaje hace que República Dominicana se encuentre entre los cinco países con menor recaudación por concepto del IPI en la región. De acuerdo con Oxfam, para el año 2019 este gravamen apenas representa poco más del 10.7% del volumen total de recaudaciones dentro de los impuestos al patrimonio.

Los impuestos sobre el patrimonio gravan las riquezas, por lo general en bienes inmuebles (casas, apartamentos, solares y parcelas), vehículos de lujo, inversiones, cuentas de banco, obras de artes, joyas, entre otros. Estos tipos de gravámenes son complementarios a los impuestos sobre la renta.

Propuestas. El estudio propone reformas políticas, normativas y técnicas para elevar de forma considerable las recaudaciones del IPI para convertirlo en una de las principales fuentes de ingresos por concepto de patrimonio o riqueza.

Entre las medidas sugiere hacer un censo catastral integral en el país para completar y actualizar el inventario de las propiedades inmobiliarias. Esto permitiría ampliar la base imponible que constituye el hecho generador de la obligación tributaria del IPI.

También propone trascender el entorno urbano y empezar a registrar solares, predios y parcelas ubicadas en entornos rurales y actualizar cada año los valores de las propiedades inmobiliarias para evaluar de forma realista las propiedades.

Además reducir el límite exento del IPI a RD$4 millones para ampliar de manera significativa el universo de contribuyentes que tributen este gravamen, sin que sea una carga tributaria significativa para los que poseen una propiedad.

Finalmente sugieren revisar y desmontar varios criterios de exoneración del IPI, eliminar el criterio de exención para inmuebles ubicados en zona rural e inmuebles ubicados en zona turística, transferir las competencias del cobro del IPI a los gobiernos locales y desarrollar un eficiente sistema de monitoreo y evaluación de las propiedades, sus dueños y allegados.

Deja una respuesta