Los gimnasios preparan reapertura con horarios reducidos y medidas preventivas

Luego de más de tres meses cerrados, los gimnasios se preparan para su reapertura, que debe hacerse guardando protocolos estrictos de distanciamiento físico, higiene y controles para el acceso.

La reapertura de esos negocios, que al igual que toda la actividad comercial deberá cerrar a más tardar a las 8:00 de la noche cada día, ha sido autorizada por los ministerios de Salud y Deportes para el día ocho del mes en curso como parte de la desescalada de la economía tras el cierre dispuesto por la propagación del COVID-19 en el país.

En un recorrido hecho por este diario por diferentes sectores del Distrito Nacional y la provincia Santo Domingo, se vio a empleados de cadenas de cadenas de gimnasios y establecimientos particulares haciendo labores de limpieza y removiendo maquinarias, como parte del acondicionamiento que requieren para volver a dar servicio.

Una de esas cadenas es el Club Body Shop, que según relató su directora general, Leslie Torres, han colocado desinfectantes a las entradas, colocado gel en todas las áreas y certificado su sistema de aire acondicionado para que elimine virus y contaminantes biológicos.

Informó que han colocado sus equipos garantizando que cada uno de los socios de Body Shop esté al menos a 2.7 metros de distancia del otro y han ampliado sus espacios con sus áreas de deportes.

Dijo que desde el miércoles próximo estarán brindando servicio en sus locaciones de Naco, Bella Vista, Arroyo Hondo, Santiago y, en una segunda etapa, abrirán en Punta Cana.

En tanto que gimnasios que operan en sectores de clase media han dicho que han suprimido algunos de los servicios que ofrecen y están diseñando tandas para limitar el número de clientes por horas para tener al menos la mitad de las personas que los visitan habitualmente.

Despidos

Los propietarios de gimnasios consultados han dicho que han tenido que despedir al menos al 30 por ciento de su personal, debido a que van a estar operando con menos servicios.

Expresan confianza en que una vez tengan menos restricciones y puedan trabajar a plena capacidad se recontrate al personal que se han visto obligados a liquidar por no tener utilidad.

Deja una respuesta