La tregua comercial entre EE.UU. y China peligra a medida que el coronavirus afecta la economía

BEIJING – Una dura tregua comercial entre los Estados Unidos y China está en riesgo, ya que la pandemia del coronavirus sacude la economía mundial, haciendo difícil para Beijing cumplir sus compromisos.

Los Estados Unidos también se enfrenta a enormes trastornos por el virus mortal, mientras que una disputa diplomática entre Beijing y Washington amenaza con descarrilar el acuerdo de primera fase que se produjo después de más de un año de escalada de tensiones entre las dos economías más grandes del mundo.

En el pacto firmado en enero, China aceptó comprar 200.000 millones de dólares más en productos estadounidenses en dos años que en 2017, antes de que estallara la guerra comercial y provocara la imposición de aranceles a miles de millones de dólares de comercio bilateral.

Sin embargo, aumenta la preocupación de que las condiciones del acuerdo no puedan cumplirse ya que la economía mundial se ve amenazada por la adopción de medidas drásticas por parte de los gobiernos para contener el brote, incluyendo cuarentenas, prohibiciones de viajes y cierres de espacios públicos.

“(El coronavirus) es probable que sea una enorme distracción para ambos gobiernos”, dijo Steve Tsang, jefe del Instituto de China en la Escuela de Estudios Orientales y Africanos en Londres.

Los mercados mundiales se han desplomado, los precios del petróleo han caído y el Fondo Monetario Internacional advirtió esta semana que el crecimiento en 2020 caerá por debajo del 2,9 por ciento del año pasado en “cualquier escenario”.

“Me sorprendería que ahora puedan cumplir los términos del acuerdo de la fase uno”, dijo Tsang.

Las enormes olas de cierres de negocios no sólo han perturbado el gasto de los consumidores y la fabricación de China, sino también las cadenas de suministro del mundo.

Las empresas dijeron a AFP que el año pasado ha traído desorden primero por la guerra comercial, y luego por el brote de virus.

La Qingzhou Ruiyuan Trading Company reinició la importación de soja de los Estados Unidos este mes, pero las ventas bajaron al menos un 20 por ciento con respecto al año pasado, dijo el gerente general apellidado Li.

No estaba seguro de la rapidez con la que podrían impulsar el negocio una vez que la crisis sanitaria haya terminado.

“Estamos afectados por la epidemia, y el impacto es bastante grande”, dijo Li, culpando a la caída de la demanda interna. “No podemos controlar el mercado”.

Las exportaciones de China cayeron en picado en los dos primeros meses de este año a causa del nuevo coronavirus, cayendo un 17,2 por ciento con respecto a un año atrás, mientras que las importaciones se redujeron en un 4 por ciento.

El virus amenaza “los compromisos de importación de China según lo dispuesto en el acuerdo comercial de la primera fase”, dijo Rory Green, economista de la empresa de investigación TS Lombard.

China ha acordado comprar más productos agrícolas y mariscos de Estados Unidos, productos manufacturados como aviones, maquinaria y acero, y productos energéticos.

Pero hay disposiciones “para permitir un retraso en el cumplimiento, y es probable que ambas naciones lo acepten, dada la naturaleza global del brote de coronavirus”, añadió Green.

No hay ahora ninguna posibilidad de que China cumpla sus objetivos de importación en el plazo establecido por el texto del acuerdo”.

La economía de los Estados Unidos también se está viendo afectada por el virus, ya que el gobierno ha introducido restricciones drásticas a las llegadas de Europa y el mercado de valores ha caído enormemente.

Las tensiones diplomáticas entre los Estados Unidos y China también han aumentado durante el brote.

Washington ordenó a los medios de comunicación estatales chinos que redujeran el número de ciudadanos chinos empleados en los Estados Unidos después de que Pekín expulsara a tres periodistas del Wall Street Journal.

Los dos países también se han peleado por la pandemia, con una prohibición estadounidense de las llegadas de China que enfurece a Pekín.

Más recientemente, Washington culpó a Pekín de la enfermedad y China, donde el virus fue detectado por primera vez en diciembre, promovió teorías de conspiración que comenzaron en los Estados Unidos.

“Dudo que ninguno de los dos haya considerado plenamente las implicaciones (que) las medidas adoptadas para contrarrestar la propagación del virus tienen para sus relaciones bilaterales”, dijo Tsang.

Pero dijo que, dada la próxima elección de los Estados Unidos, el presidente Donald Trump era poco probable que ponga de relieve cualquier fracaso de China para cumplir todos los términos del acuerdo.

En su lugar, Trump utilizará el acuerdo para ganar puntos políticos.

Pero la guerra comercial ha alimentado la desconfianza entre los agricultores de ambos países que podría socavar el éxito del acuerdo.

En la última encuesta del “libro beige” de la Reserva Federal, algunos agricultores estadounidenses dijeron que las compras de productos agrícolas por parte de China “aún no se han materializado” y expresaron su preocupación de que el virus “se utilice como excusa para no alcanzar futuros objetivos comerciales”.

Liu Lingxue, gerente general de la empresa de comercio agrícola Guangzhou Liangnian, dijo que sus beneficios han disminuido al menos en un tercio durante el brote del virus.

Pero ella no quiere importar sorgo y soja de los Estados Unidos.

“Primero consideraríamos otros países que han sido más amigables con China”, dijo.

AFP

Deja una respuesta