BM llama a prepararse para crisis económica

El banco redujo su pronóstico de crecimiento en los países subdesarrollados para este año al 5,4% del 6,2% y para los países desarrollados al 1,4% del 2,7%. Para los 17 países de la eurozona pronosticó una contracción, pasando del 1,8% al -0,3%.

El crecimiento global podría salir perjudicado con una recesión en Europa y la desaceleración en Brasil, la India y otras naciones en vías de desarrollo, según la entidad con sede en Washington. Agregó que la situación podría empeorar si más países europeos no puede recaudar fondos en los mercados financieros.

“La economía global está entrando en una nueva fase de incertidumbre y peligro”, según el economista jefe del BM, Justin Yifu Lin. “El riesgo de una congelación global de los mercados de capitales y una crisis similar a la de septiembre de 2008 son reales”.

Los países subdesarrollados han disfrutado de un crecimiento relativamente sólido mientras Estados Unidos y Europa, con un crecimiento casi inexistente, podrían salir profundamente afectados, dijo Lin. Agregó que deberían aumentar sus reservas de antemano para cubrir posibles déficit presupuestarios, revisar la salud financiera de sus bancos y resaltar los gastos sociales.

Muchos gobiernos se encuentran en una posición financiera mucho más débil que en la crisis global de 2008 porque han crecido sus déficits presupuestarios y sus deudas soberanas, dijo Lin en una conferencia de prensa.

En caso de una crisis de gran calado, “ningún país saldrá ileso”, dijo Lind. “La contracción seguramente será más prolongada y profunda que la anterior”.    El pronóstico del BM en su informe semestral “Perspectivas Económicas Globales” empeoró el sombrío panorama reinante ya por la deuda de la crisis soberana en Europa y el elevado desempleo en Estados Unidos.

“Seguramente la mayoría de los países de Europa, Alemania inclusive, entraron en recesión en el cuarto trimestre del año pasado”, dijo Hans Timmer, director de proyectos de desarrollo del BM.
Reducciones

Los inversionistas redujeron sus aportes a los países en desarrollo en un 45% en el segundo semestre del año pasado, frente al mismo periodo en 2010.    El informe siguió a advertencias similares emitidas por su organización gemela, el Fondo Monetario Internacional y los pronósticos del sector privado.

Compartir es apreciar!!

Deja un comentario