Estudio muestra que jóvenes están decepcionados con las empresas y buscan cambiar de trabajo

Un estudio de la firma Deloitte a nivel mundial muestra que los jóvenes conocidos como Millennials y Generación Z están decepcionados con las empresas tradicionales y buscan cambiar de empleo. Los millennials son los jóvenes que tienen entre 24 y 35 años y son clave en la economía y la fuerza laboral del mundo. La Generación Z comprende entre 18 y 22 años.

El estudio indica que se espera una alta tasa de rotación laboral en los próximos años con los trabajadores más jóvenes. El 43% de los millenials piensa dejar su trabajo en los próximos dos años, y ese porcentaje sube a 61% para los de la generación Z. Menos de un tercio se visualiza con su mismo trabajo en los próximos cinco años.

Deloitte recopila en el estudio la opinión de 10,455 jóvenes en la categoría de millenials (nacidos entre enero del 1983 y diciembre de 1994) y de 1,844 jóvenes en el grupo de la Generación Z (nacidos entre enero de 1995 y diciembre del 1999).

La última versión del Deloitte Millenial Survey 2018, un estudio que hace la firma a nivel mundial anualmente, revela datos y patrones interesantes sobre cómo están pensando los jóvenes sobre el trabajo, sus empleadores y sus motivaciones.

Destaca que “aquellas organizaciones que puedan suplir lo que están demandando los jóvenes, probablemente puedan atraer y retener los mejores millenials y Generación Z como empleados, y así fortalecer sus perspectivas de éxito a largo plazo”.

La mayoría de estos jóvenes están considerando la “gig economy” (trabajo temporal) como alternativa del trabajo a tiempo completo. Los jóvenes dicen que se moverían hacia ese esquema para generar mayores ingresos, trabajar las horas que quieran al día, tener un mejor balance de vida/trabajo y lograr una mayor independencia.

De acuerdo a Deloitte hubo una caída importante en la cantidad de jóvenes que consideran que los líderes empresariales están comprometidos con ayudar a mejorar la sociedad. Y tampoco están satisfechos con el manejo ético de las empresas. Es decir que se trata de una fuerza laboral que valora mucho el impacto social de las empresas a la hora de evaluarlas.

Mientras tanto, en términos personales, el sueldo sigue ocupando la primera posición como prioridad, pero siguen teniendo fuerza, una cultura positiva en el ambiente de trabajo y la flexibilidad de horario y espacio.

Deloitte destaca que muchos trabajadores jóvenes sienten que no están preparados para enfrentar la llamada Industria 4.0, y buscan empresas que les ayuden a desarrollar las herramientas necesarias para enfrentar los retos que se asoman.

En otro orden, la mayoría de los millenials cree que los líderes políticos (71%) y los líderes religiosos (52%) están teniendo un impacto negativo sobre ellos o sobre su entorno.

Deja una respuesta