China suspende las compras del petróleo iraní, dice The Wall Street Journal

China dejó de comprar petróleo a Irán después de que entraran en vigor las sanciones estadounidenses contra el país persa, informó el periódico The Wall Street Journal citando fuentes de la industria petrolera iraní.

China, junto con otros países como India, Turquía, Corea del Sur y Japón, cesó las importaciones directas del petróleo iraní, sostiene WSJ.

El miembro del comité económico del Parlamento iraní, Rahim Zare, dijo a WSJ que estos cinco países, así como Taiwán, Grecia e Italia, compraban en marzo pasado unos 1,6 millones de barriles de petróleo al día.

El periódico señala que a mediados de mayo en la terminal petrolera en la isla Jark en Irán se cargó un petrolero de China, lo que fue visto como la reanudación de las compras de petróleo crudo por parte de Pekín. Sin embargo, el petrolero partió posteriormente a Indonesia y en la actualidad permanece cerca de la costa iraní en el golfo de Omán, cita el rotativo a FleetMon, un portal de logística marítima.

Según una fuente en la industria petrolera iraní, debido a que los depósitos terrestres están llenos, la embarcación se utilizó solo para almacenar petróleo.

Empresarios de Teherán también señalan que las compañías chinas ya no compran el petróleo iraní, tanto refinerías pequeñas como empresas privadas a las que apostaba Irán en la espera de que puedan reemplazar a las grandes compañías estatales.

“China tiene suficientes problemas con EEUU. No quiere darle otro motivo”, afirmó otra fuente en la industria petrolera iraní.

Al mismo tiempo, un comerciante iraní privado, quien suministró el petróleo iraní a China hace dos meses, dijo que estaba negociando la venta de hasta dos millones de barriles a una refinería pequeña china, pero señaló que estaba pendiente del permiso de las autoridades chinas e iraníes.

El portavoz del Ministerio de Comercio chino, Gao Feng, declaró antes que la cooperación comercial entre China e Irán en el sector energético se realiza de conformidad con el derecho internacional y es absolutamente legal.

En agosto de 2018, Washington restableció las sanciones contra el sector automotor de Irán, su comercio en oro y metales preciosos, así como las relacionadas con el rial iraní, y en noviembre extendió las medidas de restricción a la compra de petróleo iraní, las operaciones con puertos y empresas marítimas del país persa y las transacciones de instituciones financieras con el Banco Central de Irán.

Se trata de las restricciones que Estados Unidos había levantado en 2015 cuando entró en vigor el pacto nuclear iraní, firmado entonces por Rusia, EEUU, el Reino Unido, China, Francia, Alemania y la Unión Europea.

A finales de abril de este año, la Casa Blanca informó que el presidente de EEUU, Donald Trump, decidió que no renovará las excepciones de sanciones a ningún país que actualmente esté importando petróleo iraní, cuando estas expiren, lo que ocurrió el pasado 2 de mayo.

Los ocho países que recibieron las exenciones de EEUU en noviembre de 2018 fueron China, la India, Italia, Grecia, Japón, Corea del Sur, Taiwán y Turquía.

Agencias

Deja una respuesta