Alburquerque ve muy complicado elevar la edad para pensión

El exvicepresidente de la República Rafael Alburquerque advirtió ayer que pedir un incremento en las cotizaciones y en la edad de retiro de los trabajadores para la obtención de la pensión resulta siempre complicado y como ejemplo de eso citó el caso que se dio en Nicaragua.

“Es un tema muy sensitivo, tanto para los empresarios, como para los trabajadores si les aumentan las cotizaciones. Es sensitivo para los trabajadores, especialmente los obreros, que después de treinta años de labor ya están fatigados y necesitan de un reposo y un retiro digno”, dijo Alburquerque, abogado experto en derecho laboral.

Advirtió, a modo de ejemplo, que no es lo mismo un juez de la Suprema Corte de Justicia, que se puede pensionar a los 75 años, que un obrero portuario. “Un obrero portuario ya a los 60 años es un hombre adulto, mayor. Eso habría que discutirlo, examinarlo con mucho cuidado. Es un tema delicado que siempre genera problemas”, sostuvo. Sus opiniones, emitidas a pedido de elCaribe, se producen dos días después de que el ministro de Trabajo, Winston Antonio Santos, planteara que si no se cambia el régimen previsional existente, la única salida que tienen los trabajadores en el país para recibir una mejor pensión a la hora de retirarse es aumentar la contribución, contar con mejores salarios y prolongar la edad de retirarse de 60 a 65 años.

“Evidentemente que el sistema de pensiones con el modelo actual al final será insostenible, porque cuando comience el momento del retorno, ya entre 2027 y 2030 el monto de las pensiones será entre un 22 y un 26 por ciento. Eso, evidentemente es insuficiente. Una medida importante sería esa, la de aumentar cotizaciones, la de aumentar la edad de las pensiones”, pero reitero que eso debe analizarse y pensarse muy bien”, agregó.

Desde el punto de vista de Alburquerque, es importante pensar en un modelo diferente al existente y consideró que las administradoras de fondos de pensiones (AFP) tienen ganancias que son excesivas. “Por tal razón habría también que pensar en limitar las ganancias extremadamente altas que tienen hoy las AFP”, indicó el exvicemandatario. Sugirió que para analizar el tema se organice un diálogo tripartito entre el Gobierno, los empresarios y los trabajadores. “No olvidemos lo que ha sucedido en estos momentos en Nicaragua. Todas las protestas en Nicaragua comenzaron por incrementos en las cotizaciones y aumento en la edad de retiro”, rememoró.

Alburquerque sugirió repensar todo el modelo de pensiones y estudiar la factibilidad y posibilidad de asumir uno al estilo uruguayo, que contempla o incluye un pilar solidario y otro pilar complementario para aquellos que tienen una mayor capacidad de ahorro. Alburquerque ha estado ligado prácticamente la mayor parte su vida al derecho laboral; constantemente aporta a las discusiones sanas del tema y esta vez no es la excepción.
“Siempre estaría dispuesto a servir como parte en el diálogo y a contribuir para lograr el consenso, pero no hay duda de que el modelo que nos dimos en el año 2001 es un modelo del que se había advertido que tendría problemas serios, y la mejor demostración es Chile”, dijo Alburquerque, exsecretario de Trabajo.

Aseguró que el modelo dominicano de pensiones es una copia del modelo chileno (de capitalización individual), en el que -mientras se está cotizando- todo el mundo está contento, pero cuando comienzan a pagarse las primeras pensiones vienen los problemas. “Cuando un trabajador que gana diez mil pesos lo jubilan con dos mil doscientos, ahí hay problemas, o cuando a un alto funcionario que gana cien mil y lo van a jubilar con veintidós mil. ¿Cómo viven? Por eso vinieron las protestas en Chile y se ha comenzado a cambiar el sistema”, expresó. Sugirió que el país se adelante para que las futuras generaciones y los futuros gobiernos no tengan esos problemas que Chile ha estado viviendo en los últimos años. “Estuve leyendo lo que planteó el ministro de Trabajo sobre el tema, y el ministro lo que plantea es una reforma, siempre y cuando se mantenga el modelo que establece la ley”, dijo Rafael Alburquerque en el diálogo con elCaribe.

¿Por dónde se inclina el Consejo?

Mientras, el gerente general del Consejo Nacional de Seguridad Social (CNSS), Rafael Pérez Modesto, favorece también reducir los beneficios de las AFP, diversificar la rentabilidad de los fondos de pensiones, estimular la cultura de ahorro en la población y aumentar la edad de retiro de 60 a 65 años de edad.

Desde el punto de vista de Pérez Modesto, los fondos de pensiones del sistema de capitalización Individual se manejan con transparencia.

“Es uno de los sistemas en República Dominicana que se maneja con mayor transparencia, pues cada tres meses emite un boletín donde dan a conocer las estadísticas más relevantes del sistema previsional. Incluyendo los afiliados, cotizantes, beneficios, desempeño de las AFP, recaudación, dispersión entre otros temas”, dijo.

Recordó que la ley 87-01 en su artículo 99 crea la Comisión Clasificadora de Riesgos y Límites de Inversión, conformada por la Superintendencia de Pensiones, el Banco Central, la Superintendencia de Bancos, la Superintendencia de Valores y un representante técnico de los afiliados designado por el sector laboral.

Pérez Modesto dijo que esta comisión determina el grado de riesgo actual de cada tipo de instrumento financiero, la diversificación de las inversiones entre los tipos genéricos y los límites máximos de inversión.

“Estos fondos no pueden ser manejados de manera antojadiza por ningún sector interno o externo, pues existen organismos de control muy rigurosos para la inversión de los fondos”, expresó.

Resaltó que el Estado dominicano es el garante final del adecuado funcionamiento del Sistema Previsional, de su desarrollo, evaluación y readecuación periódica, así lo estable el artículo 106 de la ley 87-01.

Recordó, que el sistema previsional del país inicio en 2003 y actualmente el patrimonio de los fondos de pensiones existentes se encamina a los RD$600,000.00 millones, lo que equivale a un 15.5 % del Producto Interno Bruto.

Deja una respuesta