Las Grandes Ligas pagaron US$63 millones por prospectos criollos

  Luis Almánzar fue el dominicano que más dinero recibió en 2016.

SANTO DOMINGO. El que fuera pronosticado sería un “año malo” por muchos entendidos en la industria terminó como el segundo mayor en inversión de los clubes de las Grandes Ligas en el reclutamiento de jóvenes dominicanos.

Entre enero y diciembre de 2016 las 30 organizaciones destinaron US$63,493,000 en las firmas de prospectos criollos, un monto solo superado por lo consignado en 2015 con US$67,415,970, de acuerdo a cifras suministrada por la Major League Baseball a DL.

Al cambio local del año (RD$45.48 de acuerdo al Banco Central) el monto alcanza los RD$2,887,661,640, una cifra que supera lo destinado por el Gobierno dominicano al Ministerio de Deportes y el Instituto Nacional de Educación Física juntos (RD$2,400,000,000).

Los equipos firmaron cheques por esos montos para contratar a 490 jóvenes, la mayor cantidad en los últimos cuatro años y un aumento de 86 en relación con los 404 de 2015.

El bono promedio de los incorporados en 2016 alcanzó los US$129,577, poco menos de lo que cobra por cada día de trabajo (181) Robinson Canó, a quien Seattle le paga US$132,596 entre abril y octubre desde 2014 y hasta 2023.

Lo invertido en 2016 casi triplica el monto que los equipos dispusieron hace una década (2006) cuando giraron US$22,4 millones para firmar a 451 jugadores, de los cuales apenas 18 han alcanzado el Big Show hasta la campaña pasada para un 3.9%.

En 2016 los desembolsos no sufrieron una caída considerable a pesar de que hubo 10 equipos que no pudieron realizar firmas mayores a los US$300 mil, castigados por haber excedidos los límites que les aplicó la MLB entre 2014 y 2015.

La élite del dinero

Un repaso por los fichajes de 2016 arroja a 12 prospectos que recibieron bonos de siete dígitos, una docena que concentró US$21,1 millones del total o lo mismo que el 33%.

Una vez extraído ese monto y repartido el resto entre el gran grueso (478 jugadores) el pago promedio por jugador fue de US$88,897, una cifra que supera el mínimo que reciben los peloteros protegidos por segundo año en roster de 40 y que juegan toda la temporada de ligas menores sin ser subidos.

Luis Almánzar se llevó la mayor tajada del pastel repartido el año pasado. El torpedero recibió US$4 millones de los Padres de San Diego, seguido de Yasel Antuna (Nacionales), US$3,9 mm; Yunior Severino (Bravos), US$1,9 mm; Jeison Rosario (Padres), US$1,8 mm; Yerdel Vargas (Atléticos), US$1,5 mm; Luis García (Nacionales), US$1,3 mm; Juan Contreras (Bravos), US$1,2 mm y Freudis Nova (Astros), US$1,2 mm.

Otros que atraparon bonos millonarios fueron: Josué Guerrero (sobrino de Vladimir) con US$1,1 mm de los White Sox; Marcos Brito (Atléticos), US$1,1 mm, Yancy Peña (Bravos) y Yordy Barley (Padres) con US$1 millón.

Además, hubo 33 jugadores que pactaron por entre US$300 mil y US$800 mil para un total de US$ 14, 353,000. La suma de lo recibido por esa élite de 45 prospectos es US$ 35, 353,000, es decir que el grupo se llevó el 55,6% y dejó US$28, 140,00 para los otros 445 jugadores que entonces cobraron una media de US$63,235.

“Fue básicamente lo que se pensaba. Es por la explosión de bonos del 2015 y 2016 que la MLB cambia el sistema. El hecho de equipos multados no impactó a los seis equipos que pudieron romper presupuesto”, dijo Ulises Cabrera, de la Dominican Prospect League (DPL).

En Venezuela se pagó mejor

En Venezuela se firmó poco más de la mitad de jugadores que en Dominicana. Fueron 284. Sin embargo, los bolivarianos recibieron US$45, 828,500 para un bono promedio de US$161,367. La mayor parte de esos jugadores vendrán al país a las academias que tienen los equipos, ya que en Venezuela solo operan tres de éstas.

 

 

 

 

 

Deja una respuesta