Un asteroide casi rozó la Tierra y nadie se dio cuenta

Un asteroide pasó rozando la Tierra la semana pasada a sólo 3.000 kilómetros de la superficie del planeta, pero nadie se dio cuenta hasta después del hecho, según los datos de la NASA.

Bautizado como 2021 UA1, el asteroide, que pasó rozando la Antártida el pasado domingo, era muy pequeño: sólo tenía unos 2 metros de diámetro, lo que equivale aproximadamente al tamaño de un carrito de golf. Por lo tanto, es poco probable que haya causado algún daño si impactara en el planeta, ya que probablemente se habría quemado en la atmósfera.

Pero aunque el daño que podría haber causado en caso de impacto fuera mínimo, el verdadero peligro es que un asteroide se acercara tanto al planeta y nadie se diera cuenta hasta después del hecho.

2021 UA1 voló muy cerca del planeta, y se estima que ha sido el tercer sobrevuelo de asteroide más cercano jamás registrado sin impactar, tras 2020 QG en agosto de 2020 y 2020 VT4 en noviembre de 2020.

Con una distancia de apenas 3.000 kilómetros, 2021 UA1 estuvo mucho más cerca de la Tierra que la Luna, que orbita a una distancia de 384.400 kilómetros del planeta. Una simulación muestra lo cerca que estuvo.

2021 UA1 no está tan cerca de la Tierra como la Estación Espacial Internacional, que tiene una altitud media de 408 kilómetros. Sin embargo, está mucho más cerca del planeta que muchos de los satélites de comunicaciones de la Tierra, la mayoría de los cuales están en órbita a una distancia de unos 35.785 kilómetros.

Los impactos de asteroides son una de las mayores catástrofes que podrían afectar al planeta, por lo que las agencias espaciales de todo el mundo vigilan muchos de estos asteroides, calculando sus tamaños, distancia, órbitas y si podrían chocar con el planeta.

Entonces, ¿por qué los científicos no detectaron el 2021 UA1 antes de que pasara por el planeta?

Esto se debe a que salió de un punto ciego.

La mayoría de los asteroides detectados por agencias como la NASA llegan a la Tierra desde el “frente”, es decir, desde la dirección que mira hacia el interior del sistema solar, viniendo hacia la Tierra y el Sol.

Pero hay asteroides que vienen de “atrás”, dirigiéndose a la Tierra desde la dirección del Sol y hacia el exterior.

Por lo tanto, es muy difícil ver estos objetos cuando se acercan a la Tierra, especialmente porque a menudo tienden a acercarse durante el día, cuando la visibilidad es baja debido al resplandor del Sol.

Por lo general, el mejor momento para ver estos objetos es durante el crepúsculo. Este es el caso de todos los objetos del espacio entre la Tierra y el Sol, como los planetas Mercurio y Venus.

No es la primera vez que un asteroide de este tipo pasa por el planeta sin que nadie se dé cuenta: El 16 de septiembre de 2021, el SG, un asteroide con un diámetro de entre 42 y 94 metros, pasó por delante del planeta a aproximadamente la mitad de la distancia entre la Tierra y la Luna, y nadie se dio cuenta hasta un día después.

Con su gran tamaño y su velocidad de 85.748 km/h (unos 23,8 km. por segundo), el asteroide podría haber causado un impacto si hubiera chocado.

El último impacto significativo conocido de un asteroide se produjo el 15 de febrero de 2013, cuando un asteroide explotó en el aire sobre Cheliábinsk (Rusia). Este asteroide tenía 17 metros de ancho y, aunque no causó víctimas, la onda expansiva de la explosión destrozó ventanas en seis ciudades rusas diferentes y provocó que 1.500 personas requirieran atención médica.

Este asteroide también vino de “atrás”.

La naturaleza destructiva de los asteroides, incluso de los más pequeños, es algo bien conocido por los expertos, y las agencias espaciales de todo el mundo vigilan los posibles impactos catastróficos, además de investigar los posibles medios para detenerlos.

Uno de los métodos para detener el impacto de un asteroide es el uso de la desviación, lo que significaría lanzar algo para alterar ligeramente la trayectoria de un asteroide. El más destacado de estos esfuerzos es la Misión de Prueba de Redirección de Asteroides Dobles (DART), que se lanzará en noviembre, fruto de los esfuerzos de la NASA y del Laboratorio de Física Aplicada.

En términos sencillos, se trata de golpear un asteroide con un cohete con la velocidad suficiente para cambiar su dirección en una fracción de porcentaje.

Sin embargo, este método tiene sus defectos, sobre todo el de la sincronización. La nave espacial utilizada en la misión DART ha necesitado una cantidad de tiempo y recursos considerablemente larga para su desarrollo y lanzamiento. En el caso de un impacto de asteroide que parece tan repentino, ese tipo de tiempo podría ser un lujo que el planeta no puede permitirse.

Esto es especialmente cierto con los asteroides que vienen de “atrás”, ya que son mucho más difíciles de rastrear.

De hecho, la NASA no dispone actualmente de medios para detectar con precisión los asteroides más cercanos al Sol.

Sin embargo, esto podría cambiar pronto. La NASA está construyendo un nuevo telescopio espacial que podría ayudar en este esfuerzo. Llamado telescopio espacial NEO Surveyor, se lanzará en 2026 y estará en órbita entre la Tierra y el Sol, lo que le permitirá detectar mejor estos objetos. Se espera que NEO Surveyor pueda ayudar a encontrar alrededor del 90% de los asteroides cercanos a la Tierra con una anchura de 140 metros o más, un tamaño que podría destruir una ciudad si impactara.

Ya en marzo, la NASA había anunciado que el planeta corría poco o ningún riesgo de impacto de un asteroide durante el próximo siglo, tras los cálculos de los astrónomos de que el 9942 Apophis -un enorme asteroide de 340 metros- pasaría sin problemas por el planeta a una distancia inferior a 32.000 km. el 13 de abril de 2029.

Sin embargo, como demuestran incidentes como el sobrevuelo cercano de 2021 UA1, el riesgo de asteroides inesperados más cercanos al Sol sigue siendo una posible amenaza.

Fuente: The Jerusalem Post

Deja una respuesta

5 × 2 =