Sistema S-500 de Rusia, la “bala de plata” contra el F-35 entra en producción en serie

El sistema de defensa aérea y de misiles de próxima generación de Rusia S-500 está a punto de entrar en producción en serie, según el viceprimer ministro ruso Yuri Borisov. “A tiempo, están poniendo en funcionamiento un nuevo sistema, el S-500”, dijo Borisov a la agencia de noticias rusa Interfaks esta mañana.

Borisov es el último funcionario ruso de alto nivel en burlarse de la preparación del S-500 en el transcurso de este año, junto con el Comandante Adjunto de las Fuerzas Aeroespaciales, Teniente General Yuri Grekhov, y el Director General de Rostec, Sergei Chemezov. El gobierno ruso y la industria de defensa continúan reafirmando que el S-500 será entregado dentro del cronograma establecido por el programa de armamento estatal ruso de 2027, que estableció que el primer S-500 producido en serie entrará en servicio en 2020.

Una fuente de la industria de defensa le dijo al medio de noticias ruso Izvestia el mes pasado que el S-500 se sometió recientemente a pruebas de campo en Siria, donde las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia continúan manteniendo una presencia significativa. El Ministerio de Defensa ruso negó inequívocamente que el S-500 estuviera alguna vez en territorio sirio en una declaración del 2 de octubre, afirmando que “no había necesidad” de más pruebas.

A pesar de la inminente publicación del S-500, los detalles de las especificaciones oficiales siguen siendo tan esquivos como siempre. Aun así, años de filtraciones de información privilegiada en la industria, comentarios dispersos de desarrolladores y reportes rusos se combinan para darnos una imagen coherente de lo que podemos esperar del S-500. Con un alcance operativo máximo de 600 km y un tiempo de respuesta del sistema de 3 a 4 segundos, el S-500 alcanza la friolera de 200 km más lejos y es unos 6 segundos más rápido para responder que su predecesor, el S-400. Subrayando su papel estratégico, los misiles 77N6 y 77N6-N1 del S-500 pueden interceptar misiles de crucero hipersónicos y misiles ICBM, así como objetivos aéreos que vuelan a una velocidad superior a 5 Mach.

El fabricante, Almaz-Antey, afirma que el S-500 puede incluso atacar satélites de órbita baja y ciertos tipos de naves espaciales en el espacio cercano, aunque queda por ver si el S-500 se enfrentará a una compensación de rendimiento cuando opere a altitudes tan extremas. Por muy formidable que sea, el S-500 también puede complementar los sistemas existentes, como el S-400 y el S-300, ampliando el espacio aéreo ruso y proporcionando una capa adicional de defensa contra los ataques de saturación.

Como era de esperar, el S-500 está siendo calificado como una bala de plata contra los cazas furtivos en general y contra el F-35 en particular. Como ya se dijo en The National Interest, el ingeniero jefe de Almaz-Antey, Pavel Sozinov, afirmó que el S-500 es un “golpe contra el prestigio estadounidense”, que “el sistema neutraliza las armas ofensivas estadounidenses y supera a todos los sistemas antiaéreos y antimisiles de Estados Unidos”.

Todavía no se ha revelado cuántas unidades de S-500 se producirán en el próximo decenio. La recientemente anunciada asociación de producción conjunta de S-500 con Ankara es un buen augurio para la estabilidad financiera a largo plazo de la plataforma S-500, aunque aún está por verse el alcance de la participación turca.

Sin embargo, el S-500 no tiene que ser fabricado en masa para cumplir con su propósito; de hecho, es cada vez más evidente que el Kremlin nunca tuvo la intención seria de reemplazar cada S-400 por un S-500. Almaz-Antey está posicionando el S-500 no como un sucesor del S-400, sino como una clase diferente de sistema de defensa aérea que está diseñado para interceptar de forma fiable las amenazas estratégicas más peligrosas.

Read more https://israelnoticias.com/militar/misiles-s-500-rusia-f-35/

Deja una respuesta