Pacientes de COVID-19 “recuperados” sufren graves problemas físicos y cerebrales

A medida que los pacientes con coronavirus se recuperan de la enfermedad, los médicos y los pacientes están descubriendo que la COVID-19 está dejando a los “recuperados” con daños físicos, cognitivos y psiquiátricos debilitantes a largo plazo, a veces incluso en personas que sólo sufrieron síntomas leves.

Los pacientes están sufriendo dolores fantasmas, pérdida de memoria, cambios de personalidad, problemas psicológicos y fatiga extrema, junto con pulmones que no se curan, incluso meses después de haber sido dados de alta del hospital, según una investigación del Canal 12 de televisión de Israel.

Israel ha registrado poco más de 20.000 casos de COVID-19, con unas 300 muertes. Más de 15.500 pacientes a los que se confirmó la enfermedad se han recuperado posteriormente, pero el informe de la televisión destacó numerosos casos de pacientes que ya no dan positivo en las pruebas de la enfermedad y que sufren una serie de dolencias importantes atribuidas al virus.

Afik Suissa, de 24 años de edad, fue uno de los pacientes más jóvenes de Israel en ser hospitalizado y ventilado en un estado grave. Residente de la ciudad portuaria meridional de Ashdod, Suissa fue hospitalizado a fines de marzo. Recientemente había estado en los Estados Unidos con dos amigos, de gira en Miami y luego en Las Vegas.

Los tres regresaron al país y Suissa fue inmediatamente a la cuarentena domiciliaria de acuerdo con las directrices del Ministerio de Salud. Pero rápidamente desarrolló una fiebre que empeoró y fue hospitalizado. A los pocos días su condición se había deteriorado tanto que le pusieron un respirador que requería sedación y la inserción de un tubo de respiración.

Finalmente se recuperó y fue dado de alta del hospital el mes pasado. Pero desde entonces ha desarrollado varios problemas, incluyendo dolores fantasmas en una pierna que requieren que tenga terapia física.

“El nervio de mi pie está enviando mensajes de dolor al cerebro”, dijo en el informe televisivo del viernes por la noche. “Me hace cojear porque siento que hay una herida allí”, dijo, aunque no hay ninguna lesión perceptible. “También tiene alterado el sentido del gusto”.

El joven de 24 años, que era un jugador de baloncesto saludable, también tiene ahora presión arterial y pulso altos, y toma anticoagulantes que tal vez tenga que tomar toda su vida.

También siente que ha tenido un cambio de personalidad. “Tengo menos paciencia con la gente”, dijo, y añadió que ahora se molesta con frecuencia y se enfada por cosas triviales. “Levanto la voz por cosas que no son legítimas, tonterías”.

Maizie Avihayil, de 63 años, fue una de las primeras personas en Israel a la que se le diagnosticó el virus. Fue dada de alta del hospital hace más de dos meses, pero ahora sufre problemas de habla que se asemejan a los efectos de un derrame cerebral leve.

No puedo decir ciertas palabras. Intentaré decir algo, sé qué palabra quiero decir, pero no puedo”, dijo, añadiendo que su memoria también es ahora “horrible”.

El Dr. Itzik Levy, experto en enfermedades infecciosas del Centro Médico Sheba de Tel Aviv, dijo que cree que estos problemas son causados por los efectos del virus en el cerebro.

“Sabemos que el coronavirus causa alteraciones en los vasos sanguíneos y en la coagulación, y por lo tanto puede causar un trauma cerebral, incluso formas leves, que ni siquiera se verán en un escáner, que no aparecerán como un accidente cerebrovascular o algo así”, dijo al Canal 12. “Pero puede manifestarse como trastornos cognitivos, o en algunos casos como cambios de personalidad”.

No sabemos realmente si es reversible o no, o cuánto tiempo durará”, añadió.

Las personas también sufren los efectos traumáticos de estar en un respirador y estar tan enfermo, añadió el Dr. Zvi Fishel, presidente de la Asociación Psiquiátrica Israelí.

“Estamos viendo que causa problemas psicológicos”, dijo, citando los sentimientos de alienación y disociación de los pacientes recuperados, con personas que a veces no saben cómo llegaron a estar en un lugar.

Otros efectos comunes que se están descubriendo son la fatiga severa y la pérdida de memoria, incluso en aquellos que tenían síntomas muy leves.

Mi capacidad de trabajo ha disminuido. Una vez pude trabajar durante seis horas en la clínica y luego ir a otra clínica. Ahora sólo puedo trabajar tres horas antes de necesitar un descanso”, dijo la Dra. Lydia Blecher, una doctora que se enfermó y luego trató a los pacientes en un hotel donde estuvo en cuarentena con otros pacientes.

“Es sobre todo debilidad, músculos doloridos y un problema de concentración, un problema de memoria a corto plazo y una fatiga que no es física”, dijo.

Otra ex paciente de COVID-19, Rona Ohayon, de 32 años, que ahora sufre de fatiga y debilidad, tiene que llevar a su madre a las citas con el médico, para que recuerde qué decir y qué le dicen. “Estoy tan concentrada en el dolor que no recuerdo las cosas”, dijo al Canal 12, y añadió que le aliviaba saber que los efectos continuos no eran exclusivos de ella.

Los efectos a largo plazo de COVID-19 no son sólo cognitivos y mentales, destacó el informe televisivo, sino que también incluyen daños físicos debilitantes.

Un conductor de autobús del este de Jerusalem que fue hospitalizado el 5 de marzo, y se convirtió en el primer israelí que se conectó a un respirador después de contraer el coronavirus, todavía no puede caminar más de dos minutos a la vez. Fue dado de alta del Centro Médico Baruch Padeh en Tiberíades el 30 de marzo y se considera que se ha recuperado totalmente.

El hombre, que ha sido identificado sólo como Johnny, de 38 años, fue hospitalizado después de conducir a un grupo de 23 turistas griegos, que luego se confirmó que estaban infectados. Al menos uno de los turistas murió posteriormente a causa del virus.

Más de dos meses y medio después de que Johnny fuera dado de alta del hospital, su salud se vio profundamente afectada. “No puede trabajar, no puede caminar. Camina dos minutos y se cansa”, dijo su padre al Canal 12. “No sé cuánto tiempo estará así”.

“Estamos acostumbrados a ver a los pacientes de neumonía recuperarse a un cierto ritmo, de un día para otro se mejoran”, dijo el Dr. Amir Onn, jefe del Departamento de Pulmonología del Centro Médico de Sheba. “Aquí estamos viendo gente en un status quo: Están atascados en una situación en la que no pueden hacer lo que antes podían”.

Observando que los informes de China mostraron que algunos pacientes finalmente necesitan trasplantes de pulmón, Onn añadió, “Estamos hablando de una enfermedad de la que no tenemos ni idea de cómo se comporta”.

Via:Con información de The Times of Israel

Deja una respuesta