Marina de EE.UU: Liberar información sobre OVNIs “es una amenaza a la seguridad nacional”

Teóricos de la conspiración, regocíjense – la verdad puede estar ahí fuera, y sí, el gobierno puede no querer que ustedes lo sepan. Esto es lo que el investigador independiente Christian Lambright descubrió cuando recibió una respuesta a su solicitud de información de la Ley de Libertad de Información (FOIA, por sus siglas en inglés) sobre el incidente del “OVNI Tic-Tac” a bordo del USS Nimitz, según el blog OVNIs – Documenting the Evidence y reportado por Vice News.

El incidente en cuestión tuvo lugar en noviembre de 2004, cuando un OVNI fue avistado por pilotos de caza a bordo del USS Nimitz frente a la costa de California. Aunque muchos detalles se mantuvieron clasificados, un corto video del evento de menos de un minuto de duración fue filtrado a la prensa en 2017 por Luis Elizondo, un ex funcionario del Pentágono que quería arrojar luz sobre el secreto Programa Avanzado de Identificación de Amenazas Aeroespaciales dirigido por el Departamento de Defensa.

Pero aunque sólo había un vídeo, varios oficiales navales a bordo del USS Nimitz dijeron al sitio de noticias Popular Mechanics que el vídeo que habían visto era más largo, de unos ocho a diez minutos de duración.

Naturalmente, el escepticismo ha sido desenfrenado desde entonces, y no hay escasez de personas que no quieren más, lo que llevó a Lambright a presentar una solicitud a la FOIA en octubre de 2019.

“Esta solicitud debe incluir todas las partes divulgables de los registros e informes relacionados con la investigación de la detección y el encuentro o encuentros con vehículos aéreos anómalos (AAV) [OVNIs] por parte del personal que participa en las operaciones del Grupo de ataque del portaaviones Nimitz (CSG) frente a la costa occidental de Estados Unidos durante el período aproximado del 10 al 16 de noviembre de 2004”, decía la solicitud.

“Si se deniega mi solicitud en su totalidad o en parte, le pido que explique todas las supresiones haciendo referencia a categorías específicas de información exenta, pero, como exige la ley, libere cualquier parte segregable que quede después de que se haya redactado el material exento”.

Resulta, sin embargo, que la evidencia todavía está completamente en secreto.

En su respuesta, la ONI le dijo a Lambright que aunque sí hay materiales en los archivos sobre el incidente, ninguno de ellos es liberable.

“Hemos descubierto ciertas diapositivas de información que están clasificadas como TOP SECRET”, dijo la respuesta. “Una revisión de estos materiales indica que actualmente son apropiados y están marcados y clasificados como TOP SECRET… y la Autoridad de Clasificación Original ha determinado que la divulgación de estos materiales causaría un daño excepcionalmente grave a la Seguridad Nacional de los Estados Unidos”.

Como resultado de ello, estos registros no pueden ser liberados y están siendo retenidos”.
Además, la respuesta también dijo que había otro video clasificado relacionado con el incidente, pero que es propiedad y está clasificado por una agencia separada.

Los detalles del vídeo son, naturalmente, desconocidos. Sin embargo, se cree que es la versión más larga del video filtrado por Elizondo en 2017.

Hablando con Vice News, Elizondo explicó que “no pudo comentar más sobre la existencia de un video más largo debido a mis obligaciones que involucran mi NDA [Acuerdo de No Divulgación] con el gobierno y el hecho de que ya no estoy empleado con el gobierno de los Estados Unidos”.

“Sin embargo, como dije antes, la gente no debería sorprenderse por la revelación de que existen otros videos y de mayor duración”.

La verdad está ahí fuera, de hecho.

israelnoticias.com/tecnologia/marina-ee-uu-ovnis-seguridad/

Deja una respuesta