La NASA estrellará un satélite contra un asteroide “para salvar” el planeta

WASHINGTON (AFP) – En la superproducción de Hollywood de 1998 “Armageddon”, Bruce Willis y Ben Affleck corren para salvar a la Tierra de ser pulverizada por un asteroide.

Aunque la Tierra no se enfrenta a un peligro tan inmediato, la NASA planea estrellar una nave espacial que viaja a una velocidad de 15.000 millas por hora (24.000 kph) contra un asteroide el próximo año en una prueba de “defensa planetaria”.

La Prueba de Redirección de Asteroides Dobles (DART) tiene por objeto determinar si esta es una forma eficaz de desviar el curso de un asteroide en caso de que uno amenace a la Tierra en el futuro.

Está previsto que la nave DART sea lanzada a bordo de un cohete Falcon 9 de SpaceX a las 22:20 hora del Pacífico del miércoles desde la Base de la Fuerza Espacial de Vandenberg, en California.

La NASA proporcionó detalles de la misión DART, que tiene un precio de 330 millones de dólares, en una sesión informativa para los periodistas a principios de mes.

“Aunque actualmente no se conoce ningún asteroide que esté en curso de impacto con la Tierra, sabemos que hay una gran población de asteroides cercanos a la Tierra”, dijo Lindley Johnson, responsable de Defensa Planetaria de la NASA.

“La clave de la defensa planetaria es encontrarlos mucho antes de que sean una amenaza de impacto”, declaró Johnson. “No queremos estar en una situación en la que un asteroide se dirija hacia la Tierra y luego tener que probar esta capacidad”.

Si el lanzamiento se realiza según lo previsto, el impacto con el asteroide, situado a unos 6,8 millones de millas de la Tierra, se produciría entre el 26 de septiembre y el 1 de octubre del próximo año.

El asteroide objetivo, Dimorphos, que significa “dos formas” en griego, tiene unos 525 pies de diámetro y orbita alrededor de un asteroide mayor llamado Didymos, “gemelo” en griego.

Johnson señaló que, aunque ninguno de los dos asteroides supone una amenaza para la Tierra, son candidatos ideales para la prueba debido a la posibilidad de observarlos con telescopios terrestres.

También se recogerán imágenes con un satélite en miniatura equipado con una cámara, aportado por la Agencia Espacial Italiana, que será expulsado por la nave DART 10 días antes del impacto.

Un pequeño empujón

Nancy Chabot, del Laboratorio de Física Aplicada de Johns Hopkins, que construyó la nave DART, dijo que Dimorphos completa una órbita alrededor de Didymos cada 11 horas y 55 minutos “como un reloj”.

La nave espacial DART, que pesará 1.210 libras en el momento del impacto, no “destruirá” el asteroide, expresó Chabot.

“Solo le dará un pequeño empujón”, dijo. “Va a desviar su trayectoria alrededor del asteroide más grande”.

“Solo va a ser un cambio de alrededor del uno por ciento en ese período orbital”, manifestó Chabot, “de manera que lo que era 11 horas y 55 minutos antes podría ser como 11 horas y 45 minutos”.

La prueba está diseñada para ayudar a los científicos a entender cuánto impulso se necesita para desviar un asteroide en caso de que uno se dirija hacia la Tierra algún día.

“Nuestro objetivo es estar lo más cerca posible de la cabeza para causar la mayor desviación”, mencionó Chabot.

La magnitud de la desviación dependerá en cierta medida de la composición del Dimorphos y los científicos no están del todo seguros de la porosidad del asteroide.

El Dimorphos es el tipo de asteroide más común en el espacio y tiene unos 4.500 millones de años, dijo Chabot.

“Es como los meteoritos de condrita ordinarios”, dijo. “Es una mezcla de grano fino de roca y metal juntos”.

Johnson, responsable de Defensa Planetaria de la NASA, dijo que se han catalogado más de 27.000 asteroides cercanos a la Tierra, pero que ninguno supone actualmente un peligro para el planeta.

Un asteroide descubierto en 1999, conocido como Bennu, que tiene 1.650 pies de ancho, pasará a la mitad de la distancia de la Tierra a la Luna en el año 2135, pero la probabilidad de un impacto se considera muy pequeña.

Deja una respuesta

3 × 2 =