La NASA enviará al espacio a las criaturas más indestructibles para mejorar los viajes espaciales

El próximo viaje de la NASA a la Estación Espacial Internacional incluirá a bordo a las criaturas más indestructibles conocidas por los humanos, además de a diminutos calamares. Los científicos quieren enviar a la Luna a estos organismos para investigar el impacto de los viajes espaciales en nuestro cuerpo.

También conocidos como osos de agua, los tardígrados son criaturas diminutas; y son útiles para investigar el efecto de la gravedad cero y de los viajes al espacio de larga duración porque pueden “sobrevivir a la desecación, congelación y calentamiento por encima del punto de ebullición del agua”, tal y como explica Thomas Boothby, profesor de biología molecular de la Universidad de Wyoming y responsable del experimento.

Por si fuera poco, los tardígrados pueden sobrevivir a miles de veces más radiación que los humanos y a días y semanas “con poco o nada de oxígeno”.

“Se ha demostrado que sobreviven y se reproducen durante los viajes espaciales, e incluso que pueden sobrevivir a una exposición prolongada al vacío en el espacio exterior”, añade Boothby. Su equipo quiere fijarse en las interacciones químicas y moleculares entre los microbios que son beneficiosos para el sistema digestivo y sus huéspedes.

“Los animales, incluidos los humanos, dependen de sus microbios para mantener un sistema inmune y digestivo saludable (…) No entendemos del todo cómo los vuelos al espacio alteran estas interacciones beneficiosas”, explica Jaime Foster, el investigador jefe del departamento de la NASA que investiga el efecto de la microgravedad en los microorganismos.

Los 5.000 tardígrados de la NASA llegarán a la estación a bordo del cohete Falcon 9 de Space X a principios de junio. Pero no estarán solos. Los acompañarán 128 calamares luminiscentes hawaianos.

Precisamente porque en su interior habitan bacterias que se iluminan en la oscuridad serán de gran ayuda para “determinar cómo los microbios colonizan e influyen en el desarrollo de los animales”, añaden desde el departamento que dirige Foster.

Deja una respuesta