El número de espermatozoides cae dramáticamente y podría provocar una crisis de infertilidad

Desde 1973 hasta la fecha, el conteo de espermatozoides humanos ha caído en 60 %, ¿una especie en peligro de extinción?

Una nueva amenaza del calibre del cambio climático azota a la humanidad. Esta vez, a nivel celular, y relacionado al desarrollo de la salud sexual de las personas. En años recientes, se ha detectado una baja preocupante en el conteo de espermatozoides que producen los varones en etapa fértil. Ésta es la razón.

Cada vez menos espermatozoides

Shanna Swan ha dedicado su trayectoria profesional a analizar pandemias. Como epidemióloga especializada en medio ambiente y reproducción, advierte una crisis inminente que podría afectar severamente a la humanidad en los próximos años.

De acuerdo con el estudio que publicó en su libro más reciente, Count Down, los seres humanos nos enfrentamos a una crisis de infertilidad severa. La disminución del conteo de espermatozoides, de acuerdo con sus investigaciones, está “amenazando la supervivencia humana” y provocando una crisis de fertilidad severa.

A partir de 2017, la científica se ha dedicado a analizar la baja en el conteo de espermatozoides en Occidente. Entre 1973 y hoy, las cifras se desploman en un alarmante 59 %. Según sus estudios, este fenómeno es, a lo menos, muy preocupante.

¿Dónde se origina esta crisis?

Swan asegura que esta problemática se origina en el estilo de vida que tanto hombres como mujeres conducen en la actualidad. La constante exposición a sustancias nocivas, los ambientes de trabajo estresantes y el mínimo contacto con la naturaleza están cambiando, para mal, el desarrollo de la sexualidad humana.

Inevitablemente, estas condiciones adversas ponen en peligro la fertilidad de ambos sexos. La gravedad de las consecuencias apenas está empezando a manifestarse, según argumenta la autora. En el escenario más catastrófico, podría poner a los seres humanos en una especie en peligro de extinción:

“De los cinco criterios posibles sobre lo que hace que una especie esté en peligro”, escribe Swan, “solo se debe cumplir uno; el estado actual de las cosas para los seres humanos cumple al menos con tres “.

Aunado a la constante demanda de productos anticonceptivos, la autora argumenta que la razón detrás de esta baja considerable tiene causalidades biológicas. Incluso desde edades tempranas se observan afecciones en las personas: ya sea en pubertades tempranas en el caso de las niñas, o en anomalías genitales en los varones adolescentes. 

¿Qué alternativas existen?

De acuerdo con Swan, el tabaquismo, el consumo recreativo de marihuana y la falta de ejercicio influyen considerablemente en la reducción del conteo de espermatozoides humanos. Por lo cual, sugiere enfáticamente que los seres humanos reconsideremos el estilo de vida sedentario que conducimos, particularmente en las ciudades grandes.

Por esta razón, insta a sus lectores a cuidarse de la obesidad, así como a reducir el consumo de pesticidasplásticos y cosméticos, que influyen poderosamente en la falta de fertilidad mundial: “[debemos] hacer lo que podamos para salvaguardar nuestra fertilidad, el destino de la humanidad y el planeta”, concluye.

Muyinteresante.com

Deja una respuesta