El misterio astronómico que orbita Marte

Un nuevo estudio arroja luz sobre el pasado de dos satélites del planeta rojo, Fobos y Deimos, planteando la teoría de que podrían haber surgido de los restos de una luna más grande que una vez orbitó el cuarto planeta del sistema solar.

El origen de las lunas de Marte sigue siendo una cuestión abierta para la comunidad científica. Se pensaba que Fobos y Deimos en realidad eran dos asteroides captados por las fuerzas gravitacionales de Marte. Pero estudios posteriores cuestionan que si los satélites son asteroides, ¿por qué sus órbitas son casi circulares? Las simulaciones por ordenador revelaron que probablemente deberían tener órbitas más irregulares, repasa el portal Space.com.

Un nuevo estudio de un grupo de científicos encabezado por el investigador en Ciencias Planetarias del Instituto Federal Suizo de Tecnología de Zúrich, Amirhossein Bagheri, cuestionó la idea de que Fobos y Deimos se formaron de un disco de roca y polvo que hace tiempo orbitó el planeta rojo.

Para formar dos cuerpos de tamaño parecido y a una distancia similar del planeta se necesita un disco masivo. Bagheri afirmó en unos comentarios a Space.com que con un disco así la formación “de una sola luna más grande es mucho más probable, similar a la luna de la Tierra”.

Los investigadores sugieren otra variante del desarrollo de los sucesos, que tanto Fobos como Deimos se originaron a partir de los restos de una luna destrozada. Para llegar a esa conclusión los científicos estudiaron los datos más recientes sobre Marte y sus lunas, así como los datos sísmicos de la sonda InSight de la NASA que actualmente está operando en la superficie del planeta. Descubrieron que las órbitas de las lunas podrían haberse cruzado hace entre 1.000 y 2.700 millones de años, lo que sugiere que su progenitora fue una luna mayor que se desintegró, probablemente a causa de un gran impacto.

“La idea de que Marte solía tener una luna más grande, que fue golpeada por uno de los muchos objetos que se han precipitado sobre ella, me parece bastante emocionante y sorprendente”, apuntó Bagheri.

El investigador explicó la ausencia de otras muestras de una colisión culpando al propio Marte.”

La superficie de Marte está cubierta de cráteres de impacto y se estima que muchos de ellos tienen edades comprendidas en el periodo de tiempo que calculamos para el evento de disrupción de la luna anterior”, agregó Bagheri.

Los científicos subrayaron que mientras Deimos se aleja gradualmente de su patrón, Fobos sigue avanzando en espiral hacia el planeta rojo. Sugirieron que es posible que impacte con Marte o que se desgarre por la atracción gravitatoria dentro de unos 39 millones de años.

El estudio completo se publicó en la revista Nature Astronomy.

Deja una respuesta