El COVID-19 está evolucionando para volverse más transportable por aire

Las nuevas variantes del SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, están evolucionando para ser más transportables por el aire, según un estudio reciente de la Universidad de Maryland, publicado en la revista Clinical Infectious Diseases.

Las personas infectadas con la cepa Alfa de COVID-19 están exhalando entre 43 y 100 veces más del virus en el aire en comparación con los infectados con la cepa original de COVID-19, muestra el estudio.

La investigación descubrió que la carga viral en el aire de los pacientes de la variante Alpha era 18 veces mayor de lo que podría explicarse por las mayores cantidades de virus en los hisopos nasales y la saliva.

Los investigadores también descubrieron que las coberturas faciales, como las mascarillas y los paños quirúrgicos, reducen la cantidad del virus que se respira en el aire en aproximadamente un 50%.

“Sabemos que la variante Delta que circula ahora es aún más contagiosa que la variante Alfa”, afirma el Dr. Don Milton, profesor de salud ambiental de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Maryland.

“Dado que las investigaciones indican que las variantes sucesivas siguen mejorando su viaje por el aire, una mejor ventilación y máscaras ajustadas, además de la vacunación, pueden ayudar a compensar el aumento del riesgo”, añade.

En los primeros días de la pandemia, los científicos no podían confirmar si el COVID-19 podía propagarse a través de partículas en el aire, y se creía que se transmitía a través de acciones como la tos y los estornudos.

“Ya sabíamos que el virus en la saliva y los hisopos nasales aumentaba en las infecciones de la variante Alfa. El virus de la nariz y la boca podría transmitirse mediante la pulverización de grandes gotas cerca de una persona infectada. Pero nuestro estudio muestra que el virus en los aerosoles exhalados aumenta aún más”, dijo uno de los autores del estudio, el estudiante de doctorado Jianyu Lai.

Los investigadores recomiendan un “enfoque por capas” para proteger a las personas que trabajan de cara al público y en espacios interiores: vacunas, máscaras ajustadas, mejora de la ventilación, aumento de la filtración y saneamiento del aire con rayos UV.

“El mensaje que se desprende de este trabajo es que el coronavirus puede estar en el aliento exhalado (y) está mejorando su presencia en el aliento exhalado, y que el uso de una mascarilla reduce la posibilidad de contagiar a los demás”, afirma la profesora clínica adjunta Jennifer German, coautora del estudio.

Fuente: The Jerusalem Post

Deja una respuesta

dos × dos =