El coronavirus ha mutado en al menos 30 cepas diferentes, según nuevo estudio

Un nuevo estudio en China ha encontrado que el nuevo coronavirus ha mutado en al menos 30 variaciones diferentes.

Los resultados mostraron que los funcionarios médicos han subestimado enormemente la capacidad general del virus para mutar, al descubrir que diferentes cepas han afectado a diferentes partes del mundo, lo que ha dado lugar a posibles dificultades para encontrar una cura general.

El estudio fue llevado a cabo por el profesor Li Lanjuan y sus colegas de la Universidad de Zhejiang en Hangzhou (China) y se publicó en un documento sin revisión por expertos publicado en el sitio web medRxiv.org el domingo.

El equipo de Li analizó las cepas de 11 pacientes con coronavirus elegidos al azar de Hangzhou, donde se han reportado 1.264 casos, y luego evaluó la eficiencia con la que podrían infectar y matar las células.

Se detectaron más de 30 mutaciones diferentes, de las cuales 19 no habían sido descubiertas previamente.

“Sars-CoV-2 ha adquirido mutaciones capaces de cambiar sustancialmente su patogenicidad”, escribió Li en el artículo.

El equipo descubrió que algunas de las mutaciones podrían conducir a cambios funcionales en la proteína de punta del virus, informó el South China Morning Post. La proteína de punta es la proteína que el coronavirus utiliza para adherirse a las células humanas.

El equipo de Li infectó células con cepas COVID-19 portadoras de diferentes mutaciones, de las cuales se descubrió que las cepas más agresivas generaban hasta 270 veces más carga viral que las cepas más débiles. Las cepas agresivas también mataron a las células humanas más rápidamente.

Los resultados indicaron “que la verdadera diversidad de las cepas virales sigue siendo muy poco apreciada”, escribió Li.

El estudio podría tener implicaciones futuras en el tratamiento del coronavirus, ya que se han encontrado varias cepas diferentes en todo el mundo. Los Estados Unidos, que tienen el peor número de muertes del mundo con 42.897, y 799.515 casos en total, se han visto afectados por diferentes mutaciones. Nueva York, que a su vez tuvo la peor tasa de mortalidad en los Estados Unidos, y la costa este muestran una cepa de coronavirus similar a la encontrada en Europa, mientras que el oeste de los Estados Unidos ha mostrado similitudes con las cepas encontradas en China.

El coronavirus ha sido tratado hasta ahora en los hospitales de todo el mundo como una sola enfermedad y los pacientes reciben el mismo tratamiento independientemente de la cepa. El equipo de la Universidad de Zhejiang ha sugerido que definir las mutaciones en diferentes regiones puede cambiar la forma en que abordamos la lucha contra el virus.

El desarrollo de fármacos y vacunas, aunque urgente, debe tener en cuenta el impacto de estas mutaciones acumulativas para evitar posibles escollos”, dijeron los científicos.

Fuente: Jerusalem Post

Deja una respuesta