Así Azerbaiyán usó sus aviones An-2 para inutilizar las defensas antiaéreas de Armenia (video)

El comandante de la Fuerza Aérea de Azerbaiyán, Ramiz Tajirov, reveló una táctica inusual que se empleó durante el conflicto de Nagorno-Karabaj para deshabilitar las defensas antiaéreas armenias con las avionetas más básicas.

En particular, el alto mando hizo referencia a los aviones Antonov An-2, cuya fabricación comenzó poco después de la Segunda Guerra Mundial en la Unión Soviética. Y es que los militares azerbaiyanos tenían muchos de estos biplanos a su disposición y decidieron emplearlos como cebos.

Para evitar pérdidas humanas, los aviones fueron modificados para que pudieran ser controlados a distancia. Una vez fijada la trayectoria de vuelo, las tripulaciones saltaban con sus paracaídas para que el avión fuera derribado por las fuerzas antiaéreas de Armenia.

De hecho, los An-2 también fueron convertidos en una especie de drones suicidas, ya que también portaban una carga explosiva en su interior: en caso de no ser abatidos, se dirigían contra objetivos terrestres para impactar contra ellos y explotar.

El cebo funcionó: los sistemas de misiles Tor-2MKM destruyeron los An-2 no tripulados, pero se quedaron sin misiles. De tal modo, los sistemas de defensa antiaérea más avanzados en el arsenal de Armenia ya no tenían municiones para contrarrestar los drones de ataque de Azerbaiyán.

Drones de reconocimiento se encontraban patrullando las áreas de vuelo de los An-2 y al detectar las posiciones de los sistemas de misiles armenios, enviaban sus coordenadas a los drones de ataque que los acabarían destruyendo. Estas coordenadas también fueron usadas para lanzar misiles de largo alcance Spike-NLOS desde helicópteros.

Junto con el uso de sistemas de lucha radioelectrónica, que creaba objetivos falsos, los militares de Azerbaiyán lograron eliminar hasta un 60% de las defensas antiaéreas de Armenia en el primer día del conflicto.

Sputnik

Deja una respuesta

siete − dos =