Entre animales y propiedades, los vehículos autónomos priorizarán salvar a un ser humano

El Ministerio Federal de Transporte e Infraestructura Digital alemán ha concretado la cuestión ética de una vez por todas: los vehículos autónomos deben priorizar la protección del ser humano ante animales o propiedades, según informa Gareth Corfield en el portal The Register.

Entre las normas propuestas se encuentran:

—La protección de la vida humana siempre tiene la máxima prioridad.

-Si un accidente es inevitable, el vehículo autodirigido no debe hacer ninguna elección sobre a quién salvar. No se deben tomar decisiones sobre edad, sexo, raza, discapacidades, etc. todas las vidas humanas son importantes.

—Debe contar con un sistema de vigilancia (como una caja negra) que registre los pasos que conducen a un accidente, para que sea obvio quién estaba manejando en ese momento. La identidad del conductor también debe ser documentada.

—Los conductores deben tener control total sobre qué información personal se recopila de sus vehículos.

—En última instancia, los conductores seguirán siendo responsables si su vehículo autónomo se bloquea, a menos que esto sea causado por un fallo del sistema, en cuyo caso el fabricante tendrá problemas.

El ministro de Transporte, Alexander Dobrindt, dijo: “La comisión de ética ha realizado un trabajo pionero y ha desarrollado las primeras directrices para la conducción automatizada y ahora estamos implementando estas directrices”.

Este movimiento de Alemania pondrá finalmente una solución a la pregunta de “qué debe hacer el vehículo en caso de un accidente inevitable” sobre una base jurídicamente vinculante, concluye el autor.

 

Deja una respuesta

3 + once =