Su Excelencia, Luis Abinader

Por: Nélsido Herasme

Estrategas y analistas políticos afirman que el peor de los escenarios electorales de hoy, las encuestas dan ganador a Luis Abinader.

Si ello combinado con la reducción y debacle del Partido de la Liberación Dominicana, cualquiera se anima a llamar desde ahora “Excelentísimo Señor Presidente de la República”, al licenciado Luis Rodolfo Abinader por el hecho de que tiene el camino bastante despejado para alcanzar la presidencia de la República.

Escalofrío nos dio escuchar a un ex patriarca de la Junta Central Electoral decir que “las probabilidades que tiene Gonzalo Castillo de ser presidente de la República son las mismas que él tiene de llegar a la luna”.

Tan solo esa sentencia motiva a mucha gente a cerrar fila y dar apoyo al proyecto presidencial de Luis Abinader y al Partido Revolucionario Moderno (PRM), porque sin temor a dudas su crecimiento no tiene techo. Somos de los convencidos de que el joven empresario será el próximo presidente de la República Dominicana, luego de convertirse en candidato y líder natural de la oposición política.

Creemos que no hay tiempo que perder ni espacio que desperdiciar por parte de los partidos, movimientos y organizaciones de la sociedad civil, porque todos los caminos conducen a ponerse del lado del candidato y próximo mandatario de la nación.

No obstante, el equipo de estrategia del candidato del PRM debe afinar la puntería y no aventurarse a firmar acuerdo con personas y grupos que mañana puedan ser solicitados por los tribunales de justicia.

Luis está en el deber de abrir su comando nacional de campaña para que todo aquel que se sienta castigado por la política de ahogamiento del partido que ostenta el poder encuentre un espacio para el desquite.

Luis debe firmar acuerdo con las organizaciones políticas que ya se cansaron de un PLD en la dirección de la cosa pública, pero sobre todo, rubricar un acuerdo de cariño con las entidades sociales, juntas de vecinos, comités de amas de casa, sindicatos y otras formaciones sociales y darle esperanza de que se sientan parte de la nueva era de bendición dicha, felicidad y bienestar colectivo que se avecina.         

Desde ya, Luis debe convocar a su equipo nacional para diseñar el plan estratégico de su campaña con miras a las elecciones nacionales de febrero y mayo del 2020 y de paso dejar constituido el “gabinete de la sombra” con el que ha de demoler las pretensiones continuistas del gobierno de Danilo y su candidato. 

Compartir es apreciar!!

Deja un comentario