¿Rusia podría ir a la guerra con Turquía en Siria?

MOSCÚ (AFP) – Rusia no tiene ganas de un enfrentamiento militar con Turquía en Idlib, pero el Kremlin no dará un paso atrás en su apoyo a la campaña del régimen sirio para recuperar el control de la provincia.

El asesinato de 33 soldados por las fuerzas del régimen sirio, aliado de Rusia, la mayor pérdida militar turca en el campo de batalla en los últimos años, hizo temer una guerra entre los dos históricos rivales.

Pero el presidente turco Recep Tayyip Erdogan y Vladimir Putin de Rusia se apresuraron a mantener conversaciones telefónicas y planear una cumbre tan pronto como la próxima semana en Moscú, con funcionarios rusos que adoptaron un tono conciliador.

Los dos hombres, ambos líderes de sociedades post-imperiales que asumieron a raíz de las crisis económicas, han forjado desde 2016 una relación que ha irritado a Occidente y se mostrarán cautelosos de socavarla por ahora.

Rusia definitivamente no busca una confrontación militar a gran escala con Turquía, ni Turquía está interesada en confrontar a Moscú por Idlib”, dijo Igor Delanoe, director adjunto del Observatorio franco-ruso en Moscú.

“Las apuestas son demasiado altas, especialmente para Ankara, considerando toda la influencia económica que Moscú tiene en sus manos para tomar represalias”, dijo a la AFP.

Rusia ha construido el gasoducto TurkStream a través del Mar Negro, está construyendo la primera central nuclear de Turquía y sobre todo ha entregado un sistema de defensa aérea S-400 en un movimiento que horrorizó a la OTAN, de la cual Turquía es un miembro clave.

Delanoe dijo que Moscú creía que Ankara había incumplido un acuerdo de 2018 sobre Idlib para erradicar a los combatientes rebeldes más extremos y que el incidente había dado a Turquía una muestra de “lo que podría ser el coste de una aventura militar en Idlib”.

“No hay vuelta atrás pronto”

El incidente se produjo cuando las tensiones se dispararon después de que Erdogan, que ha prometido no dar un paso atrás en Idlib, diera a las fuerzas sirias un plazo del 29 de febrero para retirarse de sus posiciones.

Idlib es el último bastión rebelde que queda en Siria y Turquía quiere mantener su influencia en la zona incluso una vez que la guerra civil de Siria termine.

Sin embargo, esto es un obstáculo para la ambición de Moscú de ver al dictador sirio Bashar Assad recuperar el control de todo el país y confirmar la mayor victoria militar rusa de la era post-soviética.

El experto de Moscú en relaciones entre Turquía y Rusia, Kerim Has, ha dicho que la “estrategia a largo plazo” de Rusia para Siria no ha cambiado, pero que está deseando no enemistarse con Turquía, especialmente dada la cercanía de los lazos económicos y energéticos, así como la cooperación en el S-400.

“Un enfrentamiento militar completo en Siria es ahora menos posible” después de un día de intensa diplomacia, dijo a AFP, al tiempo que advirtió que “los riesgos están rebosando sobre el terreno” y cualquier enfrentamiento podría hacer que las tensiones volvieran a subir.

Rusia va a continuar sus operaciones en Idlib. No va a dar un paso atrás pronto”, añadió.

Mientras que los oficiales rusos tuvieron cuidado de no provocar más a Turquía, el Kremlin dijo que las tropas turcas que murieron no eran puntos de observación acordados en un acuerdo de 2018, sino que estaban posicionados entre grupos armados considerados por Moscú como “terroristas”.

El peor de los casos

Las relaciones entre la Rusia moderna y Turquía, cuyos imperios predecesores lucharon siglos de guerras por la influencia en la región del Mar Negro, han oscilado de un lado a otro en los últimos años.

Se temía un enfrentamiento militar en noviembre de 2015 cuando Turquía derribó un avión de guerra ruso sobre Siria. Pero se llegó a un acuerdo de reconciliación en 2016 y Putin apoyó rápidamente a Erdogan cuando se enfrentó a un golpe de Estado ese verano.

Incluso el asesinato del embajador de Rusia en Ankara en diciembre de 2016 por un oficial de policía fuera de servicio no hizo descarrilar la intensificación de los lazos, ya que ambas partes comenzaron un esfuerzo conjunto para llevar la paz a Siria.

Alexey Khlebnikov, analista de Oriente Medio del Consejo de Asuntos Internacionales de Rusia, fundado por el Kremlin para asesorar sobre cuestiones de política exterior, dijo que si bien existían riesgos, una confrontación directa era el “peor de los casos”.

Dijo que la prioridad inmediata de Rusia no era que Damasco retomara todo Idlib, sino que las carreteras estratégicas M4 y M5 estuvieran bajo el control del ejército sirio.

Hasta ahora, todos los indicadores muestran que los dos países están listos para la desescalada”, dijo, pero añadió: “Los riesgos de una escalada incidental son mucho mayores ahora. Una escalada podría ocurrir y no podemos descartarla”.

Deja una respuesta