Rusia evalúa vender sistemas antimisiles a Irán tras la escalada de tensiones con EE. UU.

Por: Anton Mardasov

Los funcionarios de Rusia están evaluando los posibles riesgos de vender equipo de defensa contra misiles a Irán tras la escalada militar entre la República Islámica y Estados Unidos provocada por el asesinato el 3 de enero de Qassem Soleimani, líder de la Fuerza Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC). Algunos entre la élite política de Rusia creen que una cooperación técnico-militar más estrecha beneficiaría a ambos países.

“Tenemos que ofrecer a Irán un acuerdo de cooperación militar y vender urgentemente las armas más modernas para que nadie se atreva a tirar nada en dirección a Irán”, dijo a principios de este mes Vladimir Zhirinovsky, líder del Partido Liberal Democrático de Rusia. Expresó su confianza en que los sistemas de defensa de misiles S-400 o S-500 sean capaces de “proteger todo el cielo sobre Irán”.

Rusia había considerado anteriormente la venta de equipo militar a Irán, cuyas capacidades están ahora significativamente limitadas por el embargo de armas de la ONU relacionado con su programa nuclear, pero eso debería terminar en el otoño de 2020, enfatizó en diciembre el viceministro de Relaciones Exteriores Sergei Ryabkov.

El último informe anual de la Agencia de Inteligencia de Defensa de Estados Unidos afirma que “las posibles adquisiciones de Irán tras el levantamiento de las restricciones de la Resolución 2231 del Consejo de Seguridad de la ONU incluyen los cazas rusos Su-30, los entrenadores Yak-130 y los T-90 MBT”. Añade: “Teherán también ha mostrado interés en adquirir sistemas de defensa aérea S-400 y sistemas de defensa costera Bastión de Rusia”.

Aunque tradicionalmente son escépticos ante tales informes, los expertos rusos admiten que es posible realizar movimientos en el caso de los sistemas de defensa antiaérea. En 2016, el Ministro de Defensa iraní Hossein Dehghan había señalado que Teherán no compraría el S-400 Triumph porque su compra del sistema de misiles antiaéreos S-300PMU2 de Rusia satisfacía sus necesidades de sistemas de largo alcance. El ejército iraní también utiliza su propio sistema de defensa aérea de largo alcance Bavar-373, que se considera equivalente al S-300.

Dos fuentes militares rusas que hablaron con Al-Monitor con la condición de mantener el anonimato dijeron que las negociaciones para que Irán compre armamento ruso, incluyendo el último equipo, se intensificaron en abril de 2019 durante la 8ª Conferencia de Moscú sobre Seguridad Internacional organizada por el Ministerio de Defensa. En mayo, el Ministro de Defensa iraní Amir Hatami asistió a una consulta interinstitucional en Moscú. Bloomberg informó en ese momento que Rusia no había respondido a las preguntas oficiales de Irán con respecto a una posible compra de S-400.

Ruslan Pujov, jefe del Centro de Análisis de Estrategias y Tecnologías de Moscú, señaló en ese entonces que tal endurecimiento por parte de Irán podría llevar a una escalada en la región. “Si la parte rusa decide suministrar el S-400 a Irán, esto sería un desafío directo a los socios de Moscú en el Oriente Medio”, advirtió Pujov, añadiendo que, si Rusia rechazara tal solicitud de Irán, “esto significa que quiere desarrollar lazos con Arabia Saudita e Israel y preservar una oportunidad para las conversaciones con Trump”.

Sin embargo, durante el Foro Internacional Técnico-Militar del Ejército de Rusia, 2019, celebrado en junio, los representantes del Servicio Federal de Cooperación Técnico-Militar del país anunciaron su disposición a suministrar a Irán un número indefinido de sistemas S-400. Mientras tanto, se informa que Irak está en conversaciones con Rusia para comprar sistemas de defensa.

En agosto, Rusia e Irán firmaron un acuerdo de cooperación naval y militar, cuyos detalles no han sido revelados. Los medios de comunicación rusos interpretaron que la expansión de la cooperación se extiende más allá de la realización de ejercicios conjuntos para cubrir los parámetros de la cooperación técnico-militar, incluyendo los sistemas de defensa aérea. De hecho, la política estadounidense de máxima presión sobre Teherán podría empujar a Rusia a proporcionar medios de disuasión para la “víctima de la agresión”, tal y como algunos expertos rusos ven a Irán.

Rusia había decidido previamente suministrar a los iraníes un sistema S-300 para reforzar sus capacidades de defensa y estimular las negociaciones sobre el acuerdo nuclear del Plan de Acción Integral Conjunto (JPC). Así es como el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergey Lavrov, explicó la decisión después de que el presidente ruso levantara la prohibición de las entregas de S-300 a Irán en 2015.

Sin embargo, la cooperación técnico-militar con Irán convertiría a Rusia en un blanco de la presión internacional. Esto sucedió en el caso del derribo accidental por parte de Irán de un Boeing 737-800 de Ukraine International Airlines cerca de Teherán el 8 de enero, matando a los 176 pasajeros a bordo. El 14 de enero, Volodymyr Yelchenko, el embajador de Ucrania en Estados Unidos, dijo que quienes dieron la orden de disparar contra el avión, y posiblemente los “que suministraron estos misiles”, que eran rusos, deberían ser considerados responsables del accidente. Yelchenko cree que hay “muchos componentes” en la tragedia, incluyendo la supuesta “huella rusa” en la forma del sistema de misiles Tor. Subrayó que es necesario “hablar de una cierta responsabilidad internacional”.

Los expertos rusos no están seguros de que Moscú esté aprovechando la crisis actual para promover acuerdos de armas y equipo militar con Teherán. Andrey Frolov, analista militar y editor en jefe de la revista Eksport Vooruzheniy (Exportación de armas), dijo a Al-Monitor que la compra de sistemas de defensa aérea no es una prioridad para Irán. Cubrir todo el país sería enormemente costoso, mientras que los proyectos para proteger las instalaciones clave ya han sido financiados.

“Una opción hipotéticamente posible es la consultoría militar por parte de Moscú principalmente en términos de entrenamiento de personal, cómo servir y responder a las situaciones. Además, en los últimos años, los extranjeros de todo el mundo han estado estudiando en las universidades militares rusas”, dijo Frolov.

“Irán construye [armas] de defensa aérea integrando los sistemas rusos con el desarrollo de su propio complejo militar-industrial”, señaló Frolov, explicando que si se trajeran expertos externos como consultores o entrenadores, Irán tendría que revelar algunas de las características de sus sistemas de defensa aérea, lo que es poco probable que haga.

Otro experto militar ruso, Yury Lyamin, dijo a Al-Monitor que en la última década los iraníes han desarrollado sistemas de defensa aérea de medio y largo alcance y prometió introducir un nuevo sistema de corto alcance en un futuro próximo, junto con el desarrollo y la producción de nuevos radares.

Los sistemas iraníes son anticuados, lo que llevó a Lyamin a afirmar: “Es muy posible que se adquieran algunos nuevos sistemas rusos, pero debemos considerar la estructura y las tareas que afronta la defensa aérea iraní, que a menudo son muy específicas, y los recursos financieros son ahora limitados”.

El derribo del avión ucraniano plantea dudas sobre la cualificación de las fuerzas de defensa aérea iraníes y el sistema utilizado por el ejército y el IRGC para responder a las situaciones de emergencia.

israelnoticias.com/iran/rusia-antimisiles-iran-ee-uu/

Compartir es apreciar!!

Deja un comentario