¿Por qué China practica el “asesinato” de portaaviones de EEUU en el desierto?

Por Sebastien Roblin

Las fotos tomadas por la empresa de imágenes por satélite Maxar el 7 de noviembre de 2021, por encargo del Instituto Naval de Estados Unidos, revelan que China ha construido una maqueta exacta de la cubierta (pero no de la superestructura de la nave y otros equipos) de un portaaviones de clase Ford en un campo de pruebas de misiles en el desierto de Taklamakan, en la provincia occidental de Xinjiang.

También se vieron réplicas muy detalladas de dos destructores de misiles guiados estadounidenses de la clase Arleigh-Burke y al menos otros dos objetivos con forma de portaaviones, así como un objetivo similar a un barco de setenta y cinco metros de largo montado sobre raíles de seis metros de ancho.

Estos esfuerzos son, casi con toda seguridad, para que el campo de pruebas pueda ofrecer objetivos de práctica más realistas para el creciente arsenal chino de misiles balísticos antibuque (ASBM). Estas armas, que a diferencia del más utilizado crucero naval se elevan al espacio antes de descender a velocidades increíbles, han proyectado una larga sombra en la competencia militar entre Estados Unidos y China desde que Pekín presentó por primera vez su misil “asesino de portaaviones” DF-21D en 2009.

El DF-21D, que a su vez está montado en un camión lanzador móvil, lo que hace más difícil matarlo de forma preventiva, tiene un alcance máximo que supera las novecientas millas. Eso significa que podría amenazar con dañar gravemente o destruir los potentes superportaaviones de la Marina estadounidense desde mucho más allá del alcance de ataque de sus aviones de guerra a bordo.

Desde entonces, China ha dado a conocer varios misiles más del tipo ASBM: el DF-26B, que puede tener un alcance de hasta 2.500 millas -lo que significa que podría hundir barcos en la base naval estadounidense de Guam- y varios misiles ASBM de menor alcance aparentemente destinados a la exportación (M20B, CM-401, BP-12B). Al parecer, China está planeando desplegar ASBM en sus bombarderos estratégicos H-6 y en sus cruceros antimisiles Tipo 055.

Los simulacros en el emplazamiento de Taklamakan no son los primeros objetivos de práctica similares a los portaaviones de China: desde 2003 se utilizaba una plataforma de hormigón como objetivo de práctica en Shuangchengzi y un simulacro cerca del emplazamiento actual fue blanco de pruebas de misiles en 2013.

Sin embargo, las nuevas maquetas son representaciones mucho más detalladas de los buques de la Armada estadounidense. Según el USNI, el equipo actual fue erigido por primera vez y luego desmantelado en 2019, para volver a ser montado en septiembre de 2021 según las imágenes históricas por satélite. En el nuevo sitio se puede ver una amplia instrumentación para recoger datos sobre los ataques de misiles, pero no se ven cráteres de impacto, lo que sugiere que el sitio aún no se ha puesto en uso para las pruebas de misiles.

Por qué China está probando misiles antibuque en el desierto

A pesar de su formidable velocidad y alcance, los ASBM no se han utilizado nunca en combate, y existe un debate sobre la fiabilidad que tendrían a la hora de alcanzar objetivos en movimiento utilizando sus buscadores de guía por infrarrojos o radar.

Los portaaviones y destructores estadounidenses suelen mantener una velocidad de treinta nudos y, una vez alertados del lanzamiento de un misil (el destello del lanzamiento puede detectarse probablemente desde el espacio), intentarían cambiar de rumbo y salir de la zona de impacto que el buscador del misil puede escanear. Por lo tanto, para ser eficaz, el buscador debe escanear un área lo suficientemente amplia y ser capaz de discriminar entre los objetivos deseables y los indeseables, y/o debe recibir ajustes de puntería a mitad de camino de los activos de vigilancia amigos que rastrean el buque objetivo, por ejemplo, un submarino, un avión no tripulado o un avión de patrulla marítima.

Los primeros informes de pruebas chinas contra un objetivo similar a un portaaviones fueron reportados en enero de 2013 por Want China Times. Estos informes fueron respaldados por fotos satelitales que mostraban dos cráteres que se abrieron en una estructura similar a un portaaviones que medía 200 metros de largo. No fue hasta seis años más tarde, cuando China finalmente hizo disparar con éxito el DF-21D y el DF-26B contra objetivos marítimos en movimiento cerca de las islas Paracel.

La aparente vuelta de China a las pruebas de objetivos ASBM con base en tierra tiene probablemente la intención de limitar la controversia y la observabilidad de las pruebas en el espacio abierto del Océano Pacífico. En otras palabras, la Fuerza de Cohetes del Ejército Popular de Liberación no quería que los militares estadounidenses recogieran tantos datos de sus pruebas de misiles como China.

Las pruebas con base en tierra también pueden resultar menos costosas o logísticamente complicadas de orquestar, y el objetivo más pequeño basado en rieles puede permitir a las unidades de misiles practicar repetidamente golpear un objetivo en movimiento. Mientras tanto, una representación más detallada de la forma de la cubierta de la clase Ford y de la superestructura del destructor de la clase Arleigh Burke puede poner a prueba la capacidad del buscador para adquirir e identificar esos perfiles de objetivos.

Por otro lado, el entorno desértico que rodea a la nave creará retos de discriminación para los buscadores de radar e infrarrojos diferentes a los de un buque en el mar, por lo que no es un sustituto completamente satisfactorio.

Además, aunque la precisión contra objetivos móviles puede ser una necesidad para que los ASBM chinos sean eficaces, no es suficiente por sí misma. Esto se debe a que los ASBM son muy visibles tanto para los radares como para los sensores de infrarrojos, y la Armada estadounidense lleva más de una década introduciendo contramedidas contra esta amenaza, entre las que destacan los interceptores de misiles antibalísticos SM-3, así como la guerra electrónica y otras contramedidas para interrumpir el guiado de los misiles.

Los escépticos de los ASBM chinos también argumentan que China carece de capacidades de vigilancia marítima lo suficientemente robustas como para detectar y rastrear de forma fiable los barcos en el mar necesarios para provocar ataques con misiles. Hay que recordar que las unidades de misiles necesitan comunicarse con plataformas de vigilancia navales, aéreas y espaciales para saber cuándo y dónde lanzar sus misiles. En un conflicto, las fuerzas estadounidenses harían sin duda todo lo posible por interrumpir o destruir los observadores y sus enlaces de comunicación tanto con guerra electrónica como con ataques cinéticos.

Sin embargo, este argumento es cada vez menos convincente, ya que China ha ampliado y mejorado metódicamente sus capacidades de vigilancia marítima con radares desplegados en una red de islas artificiales, satélites adicionales lanzados al espacio y nuevos tipos de submarinos espías robóticos, drones de vigilancia y aviones de patrulla marítima. Este mapa, por ejemplo, ilustra los numerosos sensores superpuestos que China puede desplegar para rastrear los barcos que entran en las aguas entre Filipinas y Vietnam.

En cualquier caso, la práctica contra pruebas de objetivos realistas y móviles, y la formación de cadenas de muerte de observadores y tiradores parecen ser requisitos previos necesarios antes de simular tácticas más complejas utilizadas en escenarios de combate contra un enemigo reactivo con defensas aéreas, como el disparo de misiles de salva para abrumar la capacidad de defensa aérea de un grupo operativo de portaaviones.

Merece la pena señalar que, por lo que sabemos, China aún no ha ido tan lejos como Irán en la creación de una maqueta flotante de un portaaviones estadounidense para practicar el tiro. Después de recibir su prescrito golpe en su segunda salida en julio de 2020, el simulacro de portaaviones de Irán volcó mientras regresaba a puerto. Eso, al menos, no será un problema con los blancos de práctica de China en el desierto.

Fuente: National Interest

Deja una respuesta

cuatro × 5 =