Los ataques en Irán tienen la firma de Israel

Análisis de Ted Snider en Mondowei

El país se había convertido en una amenaza existencial para Israel. Estaba gobernado por un megalómano que quería eliminar a Israel. Y ahora quería una bomba nuclear. Afirmaban que su programa nuclear era puramente civil, pero Israel sabía que eso no era cierto.

Así que se propusieron retrasar el programa. Israel emprendió un programa de asesinato de sus científicos nucleares. Y, cuando eso no funcionó, volaron su instalación nuclear. Pero ese país no era Irán. Era Irak. Y recordar ese trozo de historia revela un patrón interesante.

Para 1973, Saddam Hussein había comenzado el programa nuclear de Irak. Israel respondió estableciendo un equipo llamado Nueva Era cuyo trabajo era frustrar el plan de Irak de adquirir armas nucleares. Una de las primeras estrategias que intentaron fue asesinar a los científicos nucleares que eran clave para el programa.

Según el historiador israelí Ronan Bergman, autor de Rise and Kill First, una historia de asesinatos selectivos israelíes, su primer objetivo fue Yehia al-Mashad, un físico nuclear egipcio que fue contratado como científico principal en el programa nuclear de Irak. El Mossad comenzó a seguirlo a principios de 1980. Lo siguieron durante unos cuatro meses. Y luego lo mataron. Lo mataron en un hotel francés rompiéndole la cabeza con un gran y pesado cenicero.

Tres semanas después, el Mossad marcó el segundo nombre de su lista: Salman Rashid. Rashid era un ingeniero que recibía entrenamiento en Ginebra en el enriquecimiento de uranio. Pero Suiza no era más segura que Francia si eras un científico nuclear iraquí. El Mossad lo envenenó, informa Bergman, con una misteriosa toxina.

El siguiente en morir fue Abd al-Rahman Rasoul. Rasoul era un ingeniero civil a cargo de la construcción de edificios para el proyecto nuclear. Sintió que tenía una intoxicación alimenticia. En cierto modo la tuvo. Tres abajo.

Pero el programa de asesinatos no detuvo a Saddam. Los científicos asesinados fueron reemplazados por nuevos científicos, y el programa continuó. Después de un año de asesinatos, el Mossad sabía que su plan no estaba funcionando. Los asesinatos tendrían que ceder ante las bombas.

El 7 de junio de 1981, 74 aviones israelíes despegaron y se dirigieron al espacio aéreo iraquí en un acto de guerra ilegal. Lanzaron bomba tras bomba sobre el reactor nuclear iraquí de Osirak, destruyéndolo por completo.

Tres décadas más tarde, el patrón se repetiría. Casi exactamente treinta años después de que el Mossad comenzara a rastrear a Yehia al-Mashad, detonarían una bomba a control remoto colocada en una motocicleta junto al coche de Massoud Ali-Mohammadi. La bomba mató al físico iraní. Diez iraníes que trabajaban para el Mossad fueron arrestados. Uno de ellos, Jamali Fashi, que tenía una computadora y teléfonos celulares que lo vinculaban tanto al Mossad en general como a los asesinatos en particular, confesó haber sido reclutado y entrenado por el Mossad para asesinar a Ali-Mohammadi.

En noviembre de 2010, una motocicleta fue utilizada de nuevo para matar a Majid Shahriyari. Los motociclistas colocaron una bomba magnetizada en su coche. El futuro jefe de la Asociación de Energía Atómica de Irán, Fereydoun Abbasi-Davani, escapó de ser asesinado de la misma manera el mismo día en que saltó de su coche.

En el cuarto intento de asesinato con una motocicleta, el físico y científico nuclear iraní Darioush Rezainejad fue asesinado cuando dos pistoleros en motocicletas le dispararon. Rezainejad jugó un papel clave en el programa nuclear de Irán. “Una fuente de la comunidad de inteligencia de Israel” dijo al Der Spiegal de Alemania que el Mossad estaba detrás del asesinato de Rezainejad.

Empleando nuevamente una motocicleta y una bomba magnetizada, esta vez colocada en el techo del auto, Mostafa Ahmadi Roshan, un científico involucrado en la compra de equipo para el programa nuclear de Irán, fue asesinado el 11 de enero de 2012. Trece personas que trabajaban para una red de espionaje israelí fueron arrestadas.

El General de División Hassan Moqqadam, pionero en el desarrollo de misiles iraníes, sería asesinado en una explosión masiva en un depósito militar de armas que alberga los misiles Shahab de largo alcance de Irán. Era la segunda vez que había habido una explosión en una base de misiles Shahab. El Time Magazine revelaría que una fuente de inteligencia occidental dijo que el Mossad estaba detrás de la explosión.

Dos altos funcionarios de la administración Obama revelaron a la NBC que los asesinatos fueron llevados a cabo por los Mujahideen-e-Khalq (MEK), un grupo de oposición iraní que estuvo muchos años en la lista de terroristas de Estados Unidos. También confirman que el MEK estaba siendo financiado, armado y entrenado por el Mossad israelí y que los asesinatos se llevaron a cabo con la conciencia de la administración Obama. Los estadounidenses también han entrenado y apoyado secretamente al MEK.

Pero, como en Irak antes, los asesinatos fueron insuficientes para matar el programa nuclear. Después de sabotear primero el sitio de enriquecimiento nuclear de Natanz con los ciber-virus Flame y Stuxnet – un programa conjunto de la CIA, NSA y la unidad militar secreta 8200 de Israel – Israel se inclinó por bombardearlo. En Irak, también, Israel intentó sabotear el programa antes de bombardear el reactor nuclear de Osirak. Ronen Bergman reporta que el 6 de abril de 1979, operativos de la unidad Bayoneta especialmente clandestina del Mossad volaron un hangar en Francia que albergaba máquinas que iban a formar parte del reactor nuclear que Francia estaba vendiendo a Irak, retrasando el programa nuclear iraquí.

Así como en Irak Israel pasó del sabotaje al bombardeo, en Irán Israel progresaría a través del asesinato y el sabotaje al bombardeo. El 3 de julio de 2020, una explosión destruyó la misma instalación civil de enriquecimiento nuclear de Natanz que fue destruida por Stuxnet. Las primeras fuentes atribuyeron la responsabilidad a Israel. Los informes posteriores, incluyendo el del New York Times, continuaron echando la culpa a Israel. Haciendo el caso contra Israel más fuerte aún, el ex ministro de defensa israelí Avigdor Liberman, el 6 de julio, insinuó públicamente que la fuente de inteligencia de Oriente Medio era el jefe del Mossad Yossi Cohen.

El Ministro de Defensa israelí Benny Gantz ha dicho que “No todos los incidentes que suceden en Irán tienen necesariamente algo que ver con nosotros… Todos esos sistemas son complejos, tienen grandes limitaciones de seguridad y no estoy seguro de que siempre sepan cómo mantenerlos”. Dejando de lado que la declaración de Gantz no es más que una negación y dejando de lado el humor de que Israel está tan preocupado por que Irán desarrolle un programa de armas nucleares que ni siquiera tiene el conocimiento o la capacidad de realizar el mantenimiento, la explosión no fue el resultado de un accidente.

La BBC informa que recibieron un correo electrónico de un grupo desconocido llamado Homeland Cheetahs reclamando la responsabilidad de un ataque en el sitio nuclear de Natanz dos horas antes. Sólo unas horas más tarde la Organización de Energía Atómica de Irán anunció que había habido una explosión en la planta nuclear de Natanz. Es probable que el grupo no sea real, pero su correo electrónico muestra que alguien sabía del acto de sabotaje mucho antes de que ocurriera, eliminando la explicación del accidente de Gantz. Un oficial de seguridad de Oriente Medio citado por The Washington Post dijo “Hubo una oportunidad, y alguien en Israel calculó el riesgo y aprovechó la oportunidad”.

El patrón se repite en el tiempo. En Irán, Israel ha utilizado asesinatos de científicos nucleares y sabotajes antes de progresar en el bombardeo de sitios nucleares. Esa firma israelí se encontró escrita primero en Irak.

Una versión anterior de este artículo apareció en Mondoweiss.

Ted Snider tiene un título de postgrado en filosofía y escribe sobre el análisis de los patrones de la política exterior y la historia de los EE.UU.

Deja una respuesta