La mujer del César…

Claudio Caamaño Vélez

En el año 62 A.C., en el seno del Imperio Romano, nació la frase: “La mujer del César no solo debe ser honesta, también debe aparentarlo”. Aunque su origen es distante en tiempo y espacio, su verdad es aplicable a nuestra realidad.

El PRM tiene el gran reto de cumplir las grandes expectativas que le llevaron a ganar el voto de una población indignada y con un creciente nivel de conciencia. Para lo cual no solo deberá hacer las cosas bien… Su gestión deberá ser de una naturaleza incuestionable.

Una sociedad activa y con muchas herramientas de informarse y de expresarse, es un factor a tomar en cuenta. Las mismas circunstancias que llevaron al PRM al poder, serán su mayor amenaza.

Por otro lado, una “oposición” implacable, con muchos recursos y pocos escrúpulos. Que no escatimará esfuerzos en aprovechar cada oportunidad de socavar la imagen del gobierno y dificultar su gobernanza.

Lo que antes era una “falta insignificante”, ahora será un “crimen imperdonable”. Es una realidad que no se puede cambiar, solo queda adaptarse.

Luis Abinader ha dado pasos acertados. Pero como haría un buen jugador de ajedrez, debe ir varias jugadas por delante, calculando meticulosamente las repercusiones de cada uno de sus movimientos.

No tengo dudas de las buenas intenciones del presidente Abinader; ser humano noble y formado en valores. Mas no todos son como él, de hecho, pocos lo son.

Hace algunos meses los peledeístas estaban por encima de las instituciones; ahora los perremeístas estamos bajo la lupa. Eso lo sabíamos cuando nos propusimos asumir el poder. Solo nos queda cumplir las expectativas, o pagar las consecuencias.

Deja una respuesta