La inspiración

Víctor Elías Aquino

Oigo voces, despierto o dormido, como si fueran los  tráilers  de una historia que espera ser contada como parte del  destino.

Otras veces, despierto sobresaltado, como con sed, con una necesidad  que se sacia con una suela palabra: escribir.

Sonidos que casi traspasan la masa cerebral, casi audibles que se repiten una y otra vez, sabes que la inspiración es calva.

Luces que llegan al cerebro y se combinan con tiempos; es música para los que disfrutan los textos.

Es como el trabajo del cartero que lleva el mensaje, como aquel soldado que llevó un mensaje a  García en medio de una  guerra, a quien no conocía.

El hecho, relata brevemente la anécdota del soldado estadounidense de nombre  Rowan, llamado para entregar, de parte del presidente de Estados Unidos, un mensaje al jefe de los rebeldes, oculto en la sierra cubana, en el curso de la Guerra Hispano-estadounidense, a fines del siglo XIX.

Al escribir, no sé si habla el poeta o el periodista; los dos son muy peligrosos, están peligrosamente armados de un instrumento social: la palabra.

 28 lanzas, 28 espadas afiladas, 28 caracteres que combinados pudieron ser útiles para crear joyas como El Quijote de la Mancha, del genio de  Miguel de Cervantes que creó  el segundo libro más leído.

A veces voy manejando, y la inspiración llega en un semáforo, con perdón del encargado de la Dirección General de Seguridad de Tránsito y Transporte Terrestre, el general de brigada Ernesto  Rodríguez García; sobrino de la finada Mercedes Rodríguez, esposa de  Danilo Correa.

Intransigente es la inspiración que no tiene horario, ni fecha en el calendario.

Unas veces,  vuelvo en sí desde el barro, construyo vasijas como el alfarero. Otras veces, me comporto como un mecánico que sólo pone las piezas en lo que creo es su lugar.

Ya no sé ni quién soy.  ¡Vaya  usted a ver, y de paso me dice!

Deja una respuesta