La falta de gestión administrativa en la CAASD; atropello contra vocación de servicio

Por Iván Suriñah

Estamos acostumbrados en nuestro  país a que cada cuatro años haya elecciones  para elegir nuevas autoridades  o permanecer con las mismas que gobiernan, esa cultura al transcurrir de los años , generacionalmente debiera traer  consigo nuevas perspectivas de avance, para el país y sus  ministerios públicos  o dependencias del Estado dominicano.

Así lo espera el  pueblo y algunos sectores  de la población. Como también nuevos nombramientos de funcionarios, relacionados, empleados de menores rangos.

En este proceso  de espera  están pendientes las expectativas   de un pueblo, que está  repleto  de esperanzas con  intrigantes respuestas, de los aportes que significarán, elegir un presidente por otro, un funcionario por otro. También la gran cantidad de cancelados o la sustitución de personal  en cada dependencia. Esta vez, con la particularidad de que se realiza  en medio del estado de emergencia que vive el país, lo que convierte esta práctica en más deleznable de lo que es de por sí.

Refiriéndome a los cancelados de una de esa dependencia del Estado,  como lo es el caso de la  CAASD, puedo referirme, por experiencia propia, sobre el mal manejo de las funciones administrativas  por parte de sus nuevas  autoridades  y  gerentes administrativos .

Estos no saben aplicar las normas y procedimientos para informar y orientar  a aquellos cancelados  que buscan cartas de despidos  y certificaciones para ir al Ministerio de Administración Pública (MAP), dependencia estatal que tiene como objetivo  calcular las prestaciones laborales  de los despedidos y transferirlos a dicha institución para que  le otorguen sus prestaciones correspondientes .

Sucede que esa dependencia  después de despedir masivamente  aquellos empleados  que realizaban labores sobre asuntos sociales, dando asistencia en los barrios  a los sectores que no les llega el agua, los mismos están siendo atropellados con acciones  que desconocen su trabajo realizado y que repercuten negativamente  en esos sectores , tales como la emisión de cartas  reduciendo los días de labores , y a la vez , solicitándoles  rehacérselas   con diferentes fechas en perjuicio de aquellos.

Con el objetivo de extender  el tiempo  de solicitudes  de certificación, que es la que exige a los cancelados el  MAP para el cálculos de las prestaciones , como es mi caso  y el de otros más, que con la  misiva de cancelación nos tenemos fechas programadas para retirar dicha certificación de esa identidad , para cumplir la demanda de dicha gestión.

 Aunque no se dicen abiertamente cuáles son los fines de esa nueva estrategia, es fácil intuir su propósito tramposo y mezquino: lesionar  los derechos de los trabajadores.

Creemos sinceramente, que el presidente de la Republica es ajeno a estos manejos turbios, pues contradicen su estilo de gobernar y hacer las cosas, según está demostrando, por lo cual llamamos a tomar carta en el asunto para borrar esa mancha con la que lo quieren marcar funcionarios desaprensivos.

Deja una respuesta