Expertos en mafias se suman a las investigaciones sobre Trump

Al menos seis comités de la Cámara de Representantes abren carpetas

El presidente de EU denuncia hostigamiento

Nueva York. Las múltiples pesquisas legislativas y de fiscales federales sobre Donald Trump y compañía se desarrollan cada vez más como las que se realizan contra el crimen organizado: investigadores especializados sobre mafias y delitos financieros de cuello blanco se integran a las indagatorias, se busca voltear a ex socios, se examina el papel de las familias, se sigue la pista del dinero sospechoso y no podía faltar el asunto de escándalos sexuales –en este caso una estrella de cine pornográfico– y esto se intensificará durante la segunda mitad de una presidencia que cada vez está bajo mayor sospecha de corrupción, obstrucción de justicia y abuso de poder.

El Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, encabezado por el demócrata Adam Schiff, anunció que entre los investigadores que está contratando para el caso de Trump y sus nexos empresariales y financieros en el extranjero, está Daniel Goldman, quien fue subdirector de la unidad sobre crimen organizado de la oficina de la fiscalía federal del distrito sureño en Nueva York y supervisó casos contra las mafias rusas.

Pero ese comité es sólo uno de por lo menos seis en la cámara baja, ahora bajo control demócrata, que están abriendo investigaciones.

El Comité Judicial anunció el lunes que envió solicitudes de documentos a 81 individuos y entidades relacionados a todos los ámbitos de la vida de Trump, desde su presidencia, su equipo de transición, su campaña y sus negocios hasta su vida personal. En esa lista se encuentran los dos hijos mayores del presidente (aunque no, por ahora, su hija Ivanka) y su yerno y asesor Jared Kushner, así como varios de sus amigos y empleados.

Jerrold Nadler, presidente del Comité Judicial, informó que este es el inicio de una indagatoria de posible corrupción, abuso de poder y obstrucción de justicia del presidente. Afirmó que “en el transcurso de los últimos años, el presidente Trump ha evadido la rendición de cuentas por sus ataques casi diarios contra nuestra reglas y normas legales, éticas y constitucionales e investigar estas amenazas al imperio de ley es una obligación del Congreso…”

Este comité es el que se encargaría al inicio de elaborar los cargos para impulsar un proceso de juicio político (impeachment), y eso es exactamente lo que acusaron varios republicanos, quienes argumentaron que todo esto está políticamente motivado y es más que nada el arranque de las elecciones de 2020.

Por otro lado, el Comité de Supervisión y Reforma, ante el cual compareció la semana pasada Michael Cohen, el ex abogado personal de Trump, donde denunció el comportamiento criminal de su ex jefe, también está indagando un amplio abanico de la vida de Trump y sus socios en el tiempo que lleva en la Casa Blanca.

A la vez, los jefes de los comités de Inteligencia, Supervisión y Asuntos Exteriores han solicitado formalmente detalles sobre las conversaciones privadas, en persona y por teléfono, entre Trump y Vladimir Putin.

Los diputados demócratas también están por solicitar las misteriosas declaraciones de impuestos de Trump que nunca ha divulgado.

Mientras, todos aguardan la conclusión de la investigación encabezada por el fiscal especial Robert Mueller sobre la influencia rusa y la posible colusión con la campaña y socios de Trump durante las elecciones de 2016, así como la posible obstrucción de justicia del presidente y su equipo, algo que se cree es inminente.

Al mismo tiempo, procede una investigación por fiscales federales en Nueva York sobre los negocios de Trump y su familia, y posibles violaciones de leyes sobre financiamiento de campañas, lo cual incluye el caso de los pagos a cambio de silencio durante la contienda de 2016 a la actriz de cine porno Stormy Daniels. Uno de los primeros resultados de esta indagatoria fue obtener la declaración de culpabilidad por varios cargos del ex abogado Michael Cohen, quien está por iniciar su condena de tres años de cárcel.

Trump denunció todo esto con tuits en los cuales reiteró que la cacería de brujas continúa, que esto es una campaña de hostigamiento presidencial, y que todo se trata de que básicamente, han iniciado la campaña para la pugna electoral de 2020. En tanto, la Casa Blanca está ampliando su equipo legal, en momentos en que su grupo de estrategia política se prepara para enfrentar la ofensiva demócrata.

Algunos observadores temen qué hará un Trump cada vez más acorralado.


David Brooks, corresponsal periódico La Jornada

Deja una respuesta