Experto militar sugiere 3 pasos para terminar con “el fracaso estratégico de EEUU en Oriente Medio”

La crisis nuclear norcoreana últimamente recibe mucha atención en EEUU. Ni siquiera se descarta una opción militar. Sin embargo, antes de pensar en nuevas guerras el país debe abordar otro asunto de su política exterior, que es el fracaso de la estrategia estadounidense en Oriente Medio, señala un columnista de The National Interest.

El exsoldado e investigador superior del think-tank Defense Priorities, Daniel L. Davis considera que la situación en Oriente Medio se ve inadecuadamente por las autoridades estadounidenses.

Así, la cantidad de las tropas de EEUU desplegadas en Afganistán es apta para prevenir la caída del Gobierno y nada más, mientras que Washington sigue pretendiendo poner fin al terrorismo en la región.Al prorrogar el despliegue, la Administración Trump simplemente prorroga la misma política inútil que se lleva a cabo desde el año 2001.

En cuanto a otro país de la región, Irak, el Secretario de Defensa de los Estados Unidos, James Mattis, declaró que a pesar de que las fuerzas de la coalición internacional lograron liberar todas las regiones iraquíes de Daesh —organización proscrita en Rusia y otros países—, las zonas liberadas recientemente siguen siendo vulnerables. Por lo tanto, las Fuerzas de EEUU se quedan en Irak.

Por otro lado, el general estadounidense Joseph Votel afirmó que sus tropas van a quedarse en Siria “indefinidamente” para prevenir el resurgimiento de los terroristas y ayudar a las milicias kurdas y árabes locales a establecer el control sobre el territorio.

No obstante, el analista expresó cierto escepticismo acerca del asunto.

“Teniendo una experiencia en prestar servicio de entrenamiento a un batallón fronterizo iraquí, puedo afirmar que los entrenamientos en las zonas de Siria gobernadas por los milicianos, no tienen ninguna posibilidad de prevenir ningún ‘resurgimiento’ y mucho menos, de ‘establecer control'”, indicó.

El experto militar agregó que la presencia militar en Irak, Siria y Afganistán nunca traerá estabilidad a la región y tampoco fortalecerá la seguridad de EEUU.La mejor manera de preservar la vitalidad de las Fuerzas Armadas de EEUU es poner fin a las prolongadas misiones fallidas, concluyó.

El autor del artículo ofrece una serie de medidas que debería tomar Washington para acabar con estos fracasos que requieren mucho dinero y llevan numerosas vidas humanas:

Retirarse de Afganistán. Según el militar, “EEUU debe advertir a Kabul sobre el cese de la operación militar en un plazo determinado” —de unos veinticuatro meses—. Así el Gobierno afgano tendrá bastante tiempo para prepararse para asumir la responsabilidad de su seguridad nacional.

Retirarse de Siria. La Casa Blanca debe ordenar al Pentágono sacar a todos los efectivos y todo el arsenal bélico de EEUU de Siria, en un plazo de noventa días.Retirarse de Irak. Finalmente, el mandatario de EEUU debe solicitar la preparación de un plan para la retirada de sus Fuerzas Armadas de Irak a lo largo de seis meses.

Una vez articulados dichos pasos, el analista se encarga de refutar la idea dominante de que la retirada de las tropas estadounidenses “creará un vacío”, y surgirá algún país opuesto a EEUU que pretenderá llenarlo “poniendo en peligro la seguridad nacional de EEUU”.

Primero, es difícil imaginar que algún país esté dispuesto a asumir el fallido puesto vacante. Además, cabría darse cuenta de que el caos no es un estado recientemente establecido en el Oriente Medio. Al contrario, dicho caos existía durante la época de Reagan y existirá en el futuro, mientras que la presencia militar no mejora la situación para nada, según explica Davis.A modo de conclusión, el analista subraya que la actividad militar estadounidense en Oriente Medio es una misión fallida y afirma que las autoridades del país deben darse cuenta de ello y acabar con la política destructiva de las últimas dos décadas.

En caso contrario, los recursos financieros y el potencial militar de Estados Unidos irán agotándose hasta que un día el país sea incapaz de “hacer frente a las verdaderas amenazas”.

Sputnik

Deja una respuesta